El brexit y las mascotas

0

El sector de las mascotas no se librará de algunas de las consecuencias del brexit.

brexit y mascotas

Además de los ciuda­danos de la Unión Europea y de Gran Bretaña, el brexit va a tener también a otras víctimas cuyo estatus cambiará junto con la salida del Reino Unido de la UE: los animales de compañía, y en particular perros, gatos y hurones que transitan hasta ahora sin grandes difi­cultades entre las islas británicas y el resto de países de la Unión.

Este hecho saltó a la primera línea de las negociaciones y conversaciones del brexit a raíz de la cuestión de un perio­dista en el Parlamento Europeo sobre si era prioritario mantener el estatus de las mascotas británicas dentro de las negociaciones que se llevan a cabo en­tre Bruselas y Londres sobre la ruptu­ra. El portavoz del Ejecutivo europeo, Alexander Winterstein, respondió que la libre movilidad de perros y gatos, así como otros aspectos, eran “de la mayor importancia, no solo para la Comisión Europea, sino para la Unión Europea en general”, e incluso globalmente.

250.000 perros y gatos

Pero a pesar de la ironía que traslu­cía esta contestación, lo cierto es que la salida del Reino Unido de la Unión Europea sí que supondría algún pro­blema importante para los propietarios que están acostumbrados a viajar con sus mascotas a otros países. Y no se trata de un problema menor. Según se­ñaló Michel Barnier, jefe británico de las negociaciones sobre el brexit ante la Unión Europea, 250.000 perros y ga­tos al año pasan la frontera entre el Rei­no Unido y Francia. Hasta el momento estos desplazamientos no suponían un alto contratiempo, ya que en los países de la Unión Europea está vigente el pa­saporte para mascotas. Pero al desga­jarse Gran Bretaña del resto de Europa ese documento legal dejaría de tener vigor, y las condiciones de desplaza­miento de estos animales de compañía podrían cambiar sustancialmente.

La legislación vigente

Hasta el momento, para introducir un perro, gato o hurón de compañía en España desde otro país de la UE, el animal debe cumplir una serie de re­quisitos:

  • Estar identificado con un microchip, (o tatuaje si éste se hizo antes del 3 de julio de 2011) y siempre que con­tinúe legible.
  • Estar vacunado frente a la rabia con una vacuna válida en el momento de realizar el viaje, e incluida en el pa­saporte.
  • Disponer de un pasaporte europeo para el movimiento de animales de compañía, en el que deben estar cum­plimentados los apartados “Propieta­rio”, “Descripción del animal”, “Mar­cado”, “Expedición del pasaporte”y “Vacunación antirrábica”.

Además, si se viaja al Reino Unido (así como a Irlanda, Malta, Finlandia o Noruega) debe tratarse a los perros contra E. multilocularis entre 24 y 120 horas antes de llegar al país.

No hay que desdeñar las cifras que arroja el turismo en España, que duran­te el año pasado recibió 17,8 millones de turistas que procedían del Reino Unido. A estos hay que añadir que en nuestro país residen más de 300.000 británicos. Si se piensa en los perros, gatos y hurones que dicha población lleva consigo, el asunto del tránsito de mascotas no es un mero detalle.

Pero además, tampoco hay que ol­vidar la situación inversa: alrededor de 200.000 ciudadanos españoles residen en estos momentos en las islas británi­cas, y el brexit no solamente les afecta­ría a ellos, sino también a sus animales de compañía cuando estos viajen con sus propietarios.

Brexit y mascotas. ¿Qué consecuencias puede tener? Clic para tuitear

Cuestiones económicas

Pero las implicaciones sobre el tránsi­to de animales de compañía no son las únicas que traerá consigo el brexit, que también tendrá consecuencias serias para la economía. Algunos especialis­tas ya han señalado que el sistema de importaciones y exportaciones del Rei­no Unido sufrirá una importante trans­formación, provocada en primer lugar porque es previsible una devaluación de la libra esterlina frente al euro y el dólar en caso de que la separación se produzca.

Si llega a darse la situación se puede dar un escenario favorable para los pro­ductos procedentes de Gran Bretaña, que podrían costar menos a los com­pradores extranjeros. En este sentido, y según recogía la revista Pet Product News, la Pet Industry Federation (PIF) ha mostrado su preocupación ante la situación, ya que muchas de las com­pañías que exportan sus productos al exterior lo hacen actualmente en el marco de la UE. En este sentido, la fe­deración expresó su confianza en que el gobierno inglés “tenga la capacidad de tranquilizar a esas empresas con que podrán seguir operando con con­fianza sin tener que asumir costes más altos que podrían traer consigo ciertas dificultades”.

De igual forma, las importaciones les saldrán más caras a los ingleses, lo que podría retraer el consumo de produc­tos extranjeros en las islas. Fuera de la Unión Europea, además, el Reino Uni­do podría no aplicar el IVA del 20 % obligatorio para los productos para mascotas, y hacer que el mercado britá­nico cambiara de manera sustancial.

El bienestar animal

La PIF señaló que el bienestar animal es una de las áreas menos regula­das en la legislación de la UE, con leyes independientes en cada país de la Unión. Por eso, desde la federación se sugirió que “mientras que el Reino Unido seguramente permanecerá ligado a la regulación de la Organiza­ción Mundial del Comercio en cuestiones de importación y exportación, se podrían aprovechar las oportunidades para prevenir la importación de animales si representasen un riesgo sanitario o de bienestar, junto con la implementación de otras leyes de bienestar animal que podrían ser mejo­res que los actuales estándares de la UE”.

La PIF considera que abandonar la Unión Europea no tiene por qué ser malo para el bienestar animal, ya que el Reino Unido podría así diseñar y adpotar su propia legislación en este sentido, fuera de los controles de la UE. De hecho, la British Veterinary Association también piensa de este modo, y dijo que la ruptura con la Unión Europea podría significar “un sig­nificativo impacto en asuntos de interés para la profesión veterinaria, sobre todo en relación con regulación, educación y planificación del bienestar, pero también en términos de bienestar animal, investigación, vigilancia y movimientos de animales”.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies