Especies exóticas y especies invasoras

0

La concienciación de los futuros propietarios de mascotas por parte de los profesionales del sector puede ayudar a paliar el grave problema de las especies invasoras.

especies-invasoras-trachemys

Joaquín Guerrero Campo
Biólogo del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón

Las especies exóticas o alóctonas son aquellas que se hallan fuera de su área natural de distribución, mientras que las invasoras son las que proliferan causando daños al medio ambiente, a otras especies o a las actividades humanas y económi­cas. Muchas personas confunden especie exótica con especie invasora.

La mayoría de especies exóticas no representan nin­gún problema ambiental y muchas son fundamentales para la producción agrí­cola, silvícola o piscícola (pensemos por ejemplo en el maíz o la patata). Una gran parte de las especies exóticas nunca lle­gan a ser invasoras porque no se adap­tan al nuevo ambiente. Pero una pequeña parte sí lo hacen, encontrando un nuevo lugar donde establecerse. En su nuevo ambiente carecen de enemigos naturales y sus depredadores no están habituados a la nueva especie; sus parásitos y enferme­dades se quedan en su región de origen sin afectarles en su nueva área y, además, suelen ser especies muy competidoras, ca­paces de desplazar a las nativas. Todo ello hace que muchas de ellas se expandan rápidamente.

El incremento de transporte de perso­nas y mercancías por todo el mundo ha permitido la llega­da de muchas de estas especies, de forma involuntaria o intenciona­da. Su control, una vez que se establecen, es muy difícil y costoso, por lo que evitar y prevenir su introducción es sustancial­mente más sencillo y económico.

Las especies exóticas invasoras ocasionan la desaparición de otras especies similares autócto­nas. Su expansión es uno de los grandes problemas que en la actualidad amenazan los ecosis­temas naturales y la biodiversidad existente en el planeta. De hecho, se reconoce que constituyen la segunda causa de desaparición de especies después de la pérdi­da de hábitats, y se estima que el 40 % de las extinciones animales producidas en los últimos cinco si­glos se deben a ellas.

El comercio de animales de com­pañía también está implicado en la llegada de de especies exóticas. Por ello, es ne­cesario adoptar una serie de me­didas para evitar que estas espe­cies puedan colonizar un nuevo ambiente.

Las buenas prácticas son cosa de todos

Los buenos hábitos son fundamenta­les para frenar el avance de las espe­cies invasoras. Es muy importante que incorporemos estas buenas prácticas y acciones en nuestra vida, e intentemos que las personas que nos rodean tam­bién lo hagan.

Adquirir mascotas

Si piensas adquirir animales de com­pañía exóticos para venderlos poste­riormente (por ejemplo, en tu tienda) hazlo a través de proveedores que sean profesionales autorizados. Para ello, es preciso obtener los documentos que demuestren que los ejemplares están debidamente certificados, legalmente importados (CITES) y libres de parásitos y enfermedades (certificado sanitario).

Es muy conveniente solicitar al pro­veedor información sobre la mascota. Por ejemplo, cual es su nombre científi­co, lo que nos facilitará acceder a mucha información a través de la red. También cuál es su área de procedencia, el tipo de hábitat donde vive en su lugar de origen, su comportamiento y alimenta­ción, etc. Esta información te ayudará a mantenerla mejor, a orientar y dar mejor servicio a tu cliente y también a proteger el medio natural.

Vender mascotas

Al vender un animal debemos re­calcar a los compradores que nunca la abandonen o liberen en la naturaleza. Debes insistir a tus clientes o dueños finales de las mascotas, que los mamí­feros y aves exóticas en libertad pueden causar serios daños sobre poblaciones autóctonas. Hay que recordarles siempre que adquirir una mascota es ad­quirir una responsabilidad. Si en el futu­ro no pueden quedarse con su mascota, pueden regalarla a una persona de con­fianza, devolverla a una tienda especiali­zada o llevarla a un servicio de recogida de animales, pero nunca liberarla en la naturaleza.

especies-invasoras-cotorra

Delito tipificado

El Código Penal Español (Ley orgánica 10/1995) tipifica como delito la liberación inten­cionada de especies exóticas. Así, esta­blece en su artículo nº 333 que “El que introdujera o liberara especies de flora o fauna no autóctona, de modo que perjudique el equilibrio biológico, con­traviniendo las Leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las espe­cies de flora o fauna, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a 24 meses”.

Por su parte, el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras.

Nos encontramos con un problema global serio y de una impor­tancia creciente, que tenemos que inten­tar frenar con la ayuda y el compromiso de todos: comerciantes, futuros propie­tarios y autoridades competentes.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies