Artículos para el adiestramiento

1

En la actualidad el número de productos que permiten al propietario el adiestramiento de su mascota parece no tener fin. Veamos cómo podemos comercializar estos artículos.

perro arnes

A la hora de vender estos artículos es fundamental que aprendamos, y así lo transmitamos a nuestros empleados, a escuchar al cliente para conocer sus necesidades específicas. ¿Quiere adiestrar a su cachorro? ¿No sabe qué hacer ante los continuos ladridos de su perro? ¿Le gustaría que su perro no tirara de la correa cuando pasea? Hacer las preguntas correctas es tan importante como saber recomendar el producto más adecuado o remitir al cliente a un especialista en comportamiento cuando creemos que es la mejor solución. No obstante, cuando estamos tratando con un cliente que tiene un cachorro y hemos adquirido formación básica sobre adiestramiento (de nuevo, la formación es fundamental para el comerciante), podemos recomendarle determinados productos.

Es el caso por ejemplo de los arneses, cada vez más populares incluso entre las razas más pequeñas, que impiden que si el perro tira, la presión se ejerza sobre la tráquea, evitándose así toses y lesiones en esta zona.

Los collares tipo halter también pueden ayudar a prevenir que el perro tire de la correa. Disponen de un lazo que se coloca alrededor del morro del perro que permite a los propietarios guiar la nariz y la cabeza del animal y que el cuerpo siga esa dirección de manera natural. De entre los productos que a primera vista no tienen nada que ver con el adiestramiento, destacan las mantas y camas para perros. Conseguir que el animal no duerma en la cama del propietario ni se suba al sofá llevará su tiempo, pero acondicionar un espacio que sea suyo ayudará en el proceso. Los snacks son un elemento motivador muy importante en el adiestramiento. Si comercializamos productos como sprays que contienen sustancias amar-gas para evitar el constante mordisqueo de objetos o feromonas que reducen la ansiedad, deberíamos informarnos bien acerca de sus indicaciones o incluso pedir consejo a un profesional para poder asesorar correctamente al cliente.

El emplazamiento

La colocación de los productos en nuestra tienda es tanto o más impor­tante que ofrecer una variedad suficientemente amplia de artículos. El que nuestro local no sea demasiado grande no es un obstáculo a la hora de disponer de nuestra propia mini-sección de productos para el adiestra­miento. Si elegimos acertadamente estos artículos y hacemos unos carteles atractivos, no necesitaremos demasiado espacio. Otra opción es colocar estos artículos juntos en determinadas épocas del año, por ejemplo, en Navidades, que es cuando se venden muchos cachorros que necesitarán adiestramiento. Si el cliente adquiere el animal en nuestra tienda, junto con los productos típicos (alimento, cama, correa y collar, etc.), podemos hacerle ver que tarde o temprano la mascota necesitará cierto adiestra­miento y que allí estaremos nosotros para ofrecerle nuestros consejos y nuestros artículos.

Venta cruzada

perro collar

Es indudable que la tentación de vender un determinado producto a un preocupado propietario que no sabe qué hacer ante el mal comportamiento de su perro está ahí; esto no quiere decir que lo que intentemos es vender ese artículo como sea, pero nuestra buena intención puede agravar ese problema. Cuando el cliente nos describe cómo actúa su perro y comprobamos que el problema es demasiado complejo como para que pueda solucionarse con la compra de un producto, deberíamos remitirlo a un profesional.

Las ventajas de establecer una venta cruzada con un experto en comporta­miento animal son múltiples para todas las partes. Con esta asociación estamos ofreciendo un servicio extra a nuestros clientes. Esto implica que debemos ele­gir muy bien con quién nos asociamos, ya que desgraciadamente el intrusismo en este sector está a la orden del día.

Debemos tener buenas referencias del profesional, conocer su currículum, su formación, sus años de experiencia, etc. Antes de plantearnos esta asociación, no temamos entrevistarnos con él y preguntarle sobre sus técnicas, sus métodos de trabajo y todas las dudas que podamos tener.

Este profesional nos podrá asesorar además a la hora de adquirir productos relacionados con el adiestramiento. Del mismo modo que nosotros le enviare­mos clientes, él nos remitirá a propieta­rios que necesiten comprar artículos para sus sesiones. Ofrecerle un descuento en la compra de los productos que necesite para sus clases puede ser un incentivo para mantener esta asociación.

Si tenemos los medios necesarios y somos emprendedores, podemos orga­nizar seminarios de un día para pro­pietarios que tengan cachorros y que deseen aprender los comandos básicos para empezar a adiestrar a su mascota. Estas clases se pueden organizar en las instalaciones del propio adiestrador o bien alquilar algún local. Debemos asegurarnos que publicitamos lo suficiente este evento, colocando carteles en nues­tro comercio, repartiendo octavillas, etc. El precio de la inscripción no debe ser elevado, ya que lo que se pretende con este seminario no es ganar dinero con el evento en sí, sino captar nuevos clien­tes, así como ofrecer ese servicio extra a los habituales y dar un valor añadido a nuestro negocio.

Las posibilidades de una asociación de este tipo son múltiples y no tienen por qué suponer una inversión económica. Las ventajas que obtengamos depende­rán de nuestra creatividad y olfato para ofrecer a los clientes servicios atractivos que marquen la diferencia con nuestros competidores.

Peluqueros y adiestradores

Los peluqueros caninos y felinos tam­bién pueden beneficiarse de la asocia­ción con un adiestrador. Los animales con los que trabajan se quedan en la pe­luquería durante un periodo de tiempo más o menos largo y son sometidos a ruidos y manipulaciones diversas, por lo que pueden observar su comportamien­to e incluso hacerse una idea del carácter del animal. Del mismo modo que algu­nas de estas mascotas necesitarán unas clases de adiestramiento o incluso en ocasiones tratamiento para alteraciones comportamentales, los perros que acu­dan a un adiestrador pueden necesitar un baño o un corte de pelo.

En definitiva, comerciantes, peluque­ros, veterinarios y adiestradores pueden establecer asociaciones y acuerdos cuyo éxito dependerá de la creatividad a la hora de promocionar los servicios del otro y de vender los suyos.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Cuidados para los animales mayores

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies