Artículos para animales sénior

1

Los avances científicos han hecho que la esperanza de vida de las mascotas sea cada vez más larga. El término “sénior” o “geriá­trico” ya nos es familiar y todos conoce­mos casos de animales que han supera­do ampliamente los doce o trece años.

perro senior

¿A qué edad se considera a un ani­mal sénior? En el caso de los perros de raza grandes a partir de los seis o siete años, mientras que en razas pequeñas se retrasa hasta los diez años. Como media, el término sénior se suele apli­car a perros a partir de los siete años. En los gatos, algunos autores hablan de los ocho años y otros lo atrasan hasta los diez. Independientemente de estas diferencias de rangos, lo importante es concienciar al propietario de la impor­tancia de proporcionar los cuidados es­pecíficos y adecuados a cada fase de la vida del animal.

Signos de envejecimiento

Los propietarios de animales sénior pueden observar una serie de cambios en su mascota producto de la edad y del deterioro del organismo. Veamos algunos:

Movimientos más lentos

Esto no siempre es evidente; en ocasiones son cambios sutiles a la hora de levantar­se, echarse o utilizar las escaleras. Hay que comprobar si se trata de un agarro­tamiento de los músculos o de que el animal duda a la hora de realizar estas acciones. También si los cambios de tiempo (lluvia, frío) empeoran estos mo­vimientos.

Una posible causa de estos movimien­tos lentos puede ser la artritis, sobre todo en perros de razas grandes; sin embargo hay enfermedades como el hi­potiroidismo que pueden producir este mismo síntoma.

En el caso de los gatos, quizá el ani­mal duerme más de lo normal, no quiere trepar a zonas a las que antes accedía sin dificultad o le resulta complicado asear­se determinadas partes del cuerpo.

Pérdida de audición

Puede ser pro­ducto de la edad pero también de infecciones, parásitos, crecimientos anorma­les en el canal auditivo, etc. Cuando el propietario detecta este problema en su mascota debe llevarlo inmediatamente al veterinario para descartar otras causas ajenas a la edad.

Ojos “acuosos”

El cristalino se hace compacto y la zona de la lesión se ve de color gris plata (“ojos nublados”). Ge­neralmente no interfiere con la transmi­sión de la luz y por tanto no disminuye la visión. No debe confundirse con las ca­taratas, de color blanco-opaco. Una visita al veterinario despejará las dudas.

Atrofia muscular

En animales viejos se puede observar una pérdida de la masa muscular, sobre todo en la cabeza y en las extremidades posteriores, pero tam­bién hay enfermedades que cursan con esta atrofia.

Aclaramiento del pelo

Es común que aparezcan pelos grises en la cara.

Alimentación y salud de los animales mayores

¿Enfermedad o vejez?

Es muy común que el propietario de un animal sénior observe alteraciones del comportamiento del animal u otra serie de signos y piense que son “cosas de la edad” y no debidos a una enferme­dad. Aunque es recomendable que un veterinario realice un examen periódico de estas mascotas, hay algunos signos que deberían hacer adelantar esta visita al profesional sanitario:

Dolor en las articulaciones

Como de­cíamos antes, la artritis es muy común en animales sénior, aunque puede afec­tar a mascotas de cualquier edad.

Mal aliento, encías que sangran

Con­forme el animal envejece, la acumula­ción de sarro, la gingivitis e incluso la pérdida de dientes son problemas po­tenciales. El mal aliento también pue­de ser debido a enfermedades como la diabetes, enfermedades renales o infec­ciones.

Disfunción cognitiva

Tanto perros como gatos pueden desarrollar demen­cia con la edad.

Cambios en el apetito

Tanto un incre­mento como una disminución en la inges­tión de alimento es motivo de visita al vete­rinario, al igual que los cambios en el peso.

Cambios en la cantidad de agua ingerida y/o eliminada

Enfermedades como la dia­betes pueden producir estas alteraciones. También la incontinencia urinaria o que el animal haga sus necesidades en sitios inadecuados (en gatos, por ejemplo, fuera de su bandeja sanitaria) pueden indicar algún tipo de enfermedad.

Pérdida de pelo

Animales sénior: ¿qué artículos puedo ofrecerles? Clic para tuitear

Un mercado a explorar

El incremento del número de anima­les sénior que se ha producido en los últimos años implica que hay un nicho de mercado a explorar con productos es­pecíficos que cubran las necesidades de este segmento de la población.

Dedicar una zona de la tienda, aunque sea por un periodo limitado de tiempo, a artículos relacionados con los animales sénior es algo que, al menos se puede considerar. Disponer de una buena base de datos de clientes y mascotas nos per­mitirá decidir si emprender algún tipo de promoción orientada a los sénior nos puede resultar rentable o no.

Las ventas cruzadas con profesionales veterinarios son otra opción. Aunque es recomendable que todos los anima­les pasen al menos una revisión anual independientemente de su edad, en el caso de los animales geriátricos es es­pecialmente importante. Por otro lado, si estas mascotas precisan a juicio del veterinario, por ejemplo, de algún tipo de suplemento nutricional para com­plementar su alimentación, el comerciante puede estar ahí para ofrecérselo. En el caso de los profesionales de la peluquería, publicitar un tratamiento de los animales sénior adecuado a las necesidades propias de edades avanza­das es un tipo de especialización asu­mible siempre y cuando se cuente con la formación adecuada. En estos casos, el consejo veterinario puede resultar de mucha ayuda para ofrecer el mejor ser­vicio y conseguir que durante su estancia en la peluquería el animal se sienta cómodo y relajado.

perro senior cama

Las posibilidades son múltiples si se investiga qué necesidades concretas tie­nen los animales sénior y qué productos y servicios podemos ofrecer a los clien­tes para facilitar su adaptación a la edad avanzada de su mascota. Algunos de los productos que pueden ofrecer son:

  • Suplementos. Existen produc­tos naturales que pueden ali­viar las molestias debidas a la artritis y complementar el tratamiento que establezca un veterinario previo diagnós­tico. También hay suplemen­tos con ácidos grasos para mejorar el estado de la piel y las uñas.
  • Alimento específico para sé­nior. Cubrir sus necesidades nutricionales específicas es la base de una buena salud.
  • Cunas y colchonetas. Aun­que el perro o el gato nunca hayan dormido en ellas, aho­ra que son mayores quizá se sientan más cómodos.
  • Libros sobre cuidados de ani­males sénior.
  • Quitamanchas. Si el animal padece incontinencia urina­ria, al propietario le será de utilidad contar con productos específicos que eliminen tan­to las manchas como el olor.
Share.

1 comentario

  1. Pingback: Cuidados para los animales mayores

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies