Alíate con los propietarios para luchar contra la obesidad de sus mascotas

0

La obesidad en las mascotas se ha convertido en un problema cada vez mayor en los últimos años, con tasas de obesidad y sobrepeso en perros que crecen 2 % en sólo 3 años, de 2015 a 2018. Este riesgo empeora aún más en la situación actual, y es que los largos períodos de confinamiento traen consigo cambios en la rutina diaria que alteran la alimentación y el ejercicio de los animales domésticos. La obesidad de los animales de compañía, a su vez, está aumentando en paralelo con la obesidad humana en el mundo occidental, alcanzando el 51% en perros y el 44 % en gatos en 2018.

Purina ha llevado a cabo un estudio reciente, en colaboración con cinco universidades4, para entender y analizar cómo las creencias y comportamientos de los tutores de animales de compañía están asociados a la obesidad canina. Dicho estudio reveló que el 33 % de las personas responsables de mascotas cree que su perro está en su peso ideal, cuando en realidad tiene sobrepeso, lo que demuestra una falta de capacidad por su parte para detectar esta problemática. Los resultados obtenidos podrán ayudar a desarrollar nuevas soluciones para prevenir la obesidad en perros y gatos.

El estudio sugiere que proporcionar las herramientas adecuadas y educar a los dueños sobre la importancia del control de peso para la salud de su animal es clave a la hora de prevenir y reducir esta problemática. Esto es algo que se debe trabajar desde cachorros, ya que los perros que mantienen un peso corporal ideal a través de los años tienen una mayor esperanza de vida de 1,8 años, según estudios anteriores de Purina.

El cambio siempre empieza en casa

En el marco del Día mundial de la lucha contra la obesidad, que se celebra el 12 de noviembre, Purina brinda algunos consejos que puedes recordar a tus clientes para lograr revertir o evitar los efectos de esta patología en las mascotas:

1. Alimentación saludable y equilibrada

Cuando un animal inicie su programa de pérdida de peso, es preferible repartir su cantidad de alimento diario en dos o tres pequeñas tomas al día. Estas cantidades espaciadas a lo largo del día reducirán su sensación de hambre. Será importante calcular la toma con precisión para no sobrealimentar al animal y no darle sobras de comida humana, ya que esta costumbre añade calorías no deseadas. Para un plan nutricional adecuado, es recomendable consultar a un veterinario.

2. Ejercicio y actividad física

Pasear por el parque o jugar juntos en casa, son actividades necesarias para fortalecer el vínculo humano-animal y para ayudar a que la mascota mantenga su peso óptimo. La variedad es muy importante en la vida de perros y gatos, por lo que una buena rutina de ejercicios debe incorporar actividades de distinta índole. El uso de juguetes y pelotas, por ejemplo, ofrece un amplio espectro de posibilidades para fomentar su energía. En el caso de los perros, hacer que juegue con otros, además de fomentar su socialización, también facilita sus ganas de hacer ejercicio. Los perros, cuando interactúan con otros perros, queman más calorías. También se puede practicar algún deporte en conjunto, tipo correr o ir en bicicleta, pero antes de llevarlo a la práctica, es aconsejable visitar al veterinario para que confirme que dicha actividad no será perjudicial para su salud.

3. Control del peso

Tener un control y marcar objetivos hace que sea más fácil seguir el progreso del animal. Se puede anotar en una tabla la evolución de su peso, pero lo importante es más el control de su forma corporal que el número de quilos. El Sistema de Condición Corporal se basa en evaluar el estado físico, tanto de perros como de gatos, mediante la observación de costillas, columna vertebral, cadera, cintura y abdomen. Se recomienda, mantener un control periódico con el veterinario, quién nos ayudará a establecer el objetivo necesario para nuestra mascota, ya sea identificando si presenta o no posibles síntomas de obesidad, o para asegurar que esté en condiciones óptimas y saludables.

4. Constancia

La pérdida de peso en un animal, como ocurre con las personas, es un proceso progresivo, que implica tiempo y esfuerzo. Los cambios de hábito no son fáciles, por lo que mantener la constancia y no desanimarse será clave para conseguir resultados. El hecho de que el proceso sea gradual es positivo, e implica que sea más improbable el efecto rebote y que vuelva a recuperar el peso.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies