¿Cuáles son las principales características de los caballitos de mar?

0

Esta especie goza de popularidad entre algunos aficionados, y para su cría y mantenimiento es necesario conocer algunas de sus características.

Los caballitos de mar, a los que mu­chas veces se les asocian los peces aguja a pesar de que se trata de especies di­ferentes, son por su forma caprichosa y original unos animales de acuario que gozan de popularidad entre algunos afi­cionados. Su cría y mantenimiento, no obstante, requiere de algunos cuidados que los profesionales del comercio deben tener en cuenta, ya sea para cuando es­tén en sus establecimientos o para acon­sejar a sus clientes.

Existen varias subespecies de caballitos de mar, procedentes de aguas templadas, subtropicales o tropicales. La mayoría de especies que se encuentran en los comer­cios, no obstante, provienen de zonas tro­picales. Con el tiempo pueden tolerar otras temperaturas, pero lo más recomendable es que el agua en la que viven esté entre los 23 y los 28 ºC. También hay que vi­gilar los niveles de nitrito y amoniaco, y no añadirlos a tanques nuevos, ya que son especies delicadas.

Tanto los peces aguja como los caba­llitos de mar están recubiertos por placas duras que les sirven de protección, con una aleta dorsal que utilizan para moverse por el agua, mientras que el resto de las aletas están mucho menos desarrolladas, con lo que sus movimientos son más li­mitados. Los caballitos de mar pueden al­canzar los 30 cm de longitud, y presentan una característica cabeza con el hocico alargado que le da su nombre popular, y una cola prensil sin aletas que le permite agarrarse a la vegetación y compensar su falta de autonomía natatoria. Entre otras curiosidades anatómicas, pueden mover los ojos independientemente, y también es conocido cómo los machos de la especie mantienen y alimentan los huevos en una bolsa de su interior antes de que nazcan las nuevas crías.

Algunas características de los caballitos de mar que debes conocer Clic para tuitear

Dimensión de los acuarios

Ya que no crecen excesivamente, los caballitos de mar pueden mantenerse en acuarios que no sean muy grandes. Sin embargo, aunque con un tanque de unos 150 litros podría ser suficiente, siempre es recomendable utilizar acuarios de mayor capacidad, ya que de esta manera se ga­rantiza la estabilidad y puede mantener­se un entorno óptimo. Del mismo modo, al no tener una gran soltura nadando no se recomienda un bombeo de agua muy fuerte, porque si hay demasiado movi­miento de agua los peces pueden estre­sarse y enfermar. Su costumbre de nadar arriba y abajo aconseja que los acuarios donde se mantengan tengan una profun­didad del doble de su longitud, para que puedan moverse con comodidad. Para que el agua donde habiten esté en condi­ciones, el aficionado deberá proveerse de skimmer, filtro, sistema de iluminación y calentador de agua.

A estas especies les gusta estar cerca de los corales, con lo que los acuarios don­de habitan pueden decorarse con ellos, siempre teniendo la precaución de que no sean urticantes o alberguen anémonas, cuya picadura podría resultar fatal para los caballitos de mar.

Mantenimiento

Debe tenerse en cuenta que los caballi­tos de mar son especies tímidas a los que otros peces del acuario pueden quitarles la comida. Por ello, lo mejor es que el tanque donde se alojen tenga solo espe­cies de este tipo. En su medio natural se alimentan de plancton, pequeños peces y pequeñas gambas, y si se quiere mantener en un acuario ejemplares salvajes que han sido capturados pueden resultar más difí­ciles de alimentar. En cautividad, es reco­mendable alimentarlos con alimento vivo, aunque también se aconseja darles de co­mer comida congelada preparada. Es ne­cesario que la dieta sea variada, y darles de comer tres o cuatro veces al día, con un suplemento de vitaminas, y eliminar el alimento que no hayan comido para evitar la acumulación de residuos.

En líneas generales, los caballitos de mar se reproducen bien en cautividad. Los machos y hembras suelen formar parejas estables, y la hembra es la que deposita dentro del macho los huevos para que este los albergue hasta el momento del nacimiento. El momento de la expulsión al exterior de los alevines es delicado y hay que prestarle mucha atención, ya que los pequeños recién nacidos pueden ser absorbidos por los filtros del acuario.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies