De mudanza con un acuario

0

Mudarse es uno de los eventos más estresantes de la vida. Si a esa situación le agregamos la necesidad de trasladar un objeto preciado como es el acuario, la cosa se complica. Si el hecho de mudar el acuario es complicado de por sí para nosotros, imaginemos cuánto más lo será para los peces.

Diego Bertot

Antes de la mudanza

Antes de desmontar un acuario hay que recordar al cliente una serie de consideraciones:

  • Hay que tomarse el tiempo necesario para planificar la mudanza del acuario.
  • Elegir previamente el mejor lugar para colocar el acuario en la nueva residencia (esto es lo primero que piensan los acuaristas cuando compran una casa, pero no está de más recordarlo).
  • Si es posible hay que evitar hacer la mudanza del acuario y de los demás muebles de la casa en el mismo día.
  • Los clientes deben tener a mano los siguientes elementos:
  • Dos redes.
  • Bolsas para peces y plantas (es conveniente proporcionárselas a los clientes habituales).
  • Contenedores para almacenar al menos el 50% del volumen de acuario, preferentemente bidones.
  • Algún producto antiestrés para peces.
  • Una manguera de largo suficiente para llegar al desagüe más próximo.
  • Cajas de poliuretano expandido (o heladera de camping), la cantidad necesaria dependiendo del número de peces.
  • Uno o dos contenedores suficientemente grandes para colocar todo el sustrato.
  • Una botella de anticloro.

Desarmando el acuario

Ahora veamos paso por paso las tareas que hay que realizar para desarmarlo correctamente.

1.Retirar todos los artefactos eléctricos

Los aireadores, calefactores y powerheads no presentan mayores inconveniente para su traslado, sólo deben empaquetarse como cualquier objeto frágil de la mudanza. Un tema aparte es el de los filtros, pues las colonias de bacterias nitrificantes sólo viven algunas horas sin suministro de oxígeno. Siempre que sea posible el material filtrante deberá retirarse del filtro y envasarse de una manera similar a la de las plantas, como se indica más abajo. Si el traslado es corto, menos de un día, no habrá problemas en que la colonia de bacterias se restablezca en poco tiempo; pero si es largo habrá que reiniciar la colonia bacteriana de cero, lo que implicará iniciar el ciclo del acuario. Si esto ocurre deberemos buscar un lugar temporal adecuado durante el periodo de ciclado para que permanezcan los peces. Algunas alternativas posibles son: un acuario suplente, el acuario de un amigo o bien brindarle al cliente este servicio en la propia tienda. Posteriormente nos dedicaremos a retirar las piedras de mayor tamaño y cualquier artefacto de decoración.

2.Las plantas, en caso de que las hubiere, se retirarán tratando de evitar dañar en lo posible las raíces

Aunque al replantarlas desarrollarán raíces nuevas, las empaquetaremos tratando de no poner más de un especimen por bolsa en caso de ejemplares grandes como Echinodorus, o no más de una especie por bolsa en caso de ser una planta pequeña o de las de tallo, de las que hay varios especímenes. No se debe olvidar poner un poco de agua en la bolsa para conservar la humedad. Conviene inflarla para evitar que se aplasten durante el recorrido.

3.Una vez vacío el acuario de decoraciones, piedras y plantas, el siguiente paso es retirar los peces

Los animales deben ser introducidos en bolsas teniendo cuidado de que los peces grandes o con espinas estén de forma individual. A su vez los peces con espinas como los silúridos deben ser embolsados con bolsa doble o triple para evitar en lo posible que la pinchen. Siempre hay que tratar de colocar la menor cantidad de especímenes posible por bolsa: disminuirán las probabilidades de mortandad. Las bolsas deben ser llenadas con un 30% de agua y un 70% de aire en el caso de que el viaje sea corto, es decir, no más de 4 a 6 horas desde que las cerramos hasta que las reinstalamos en el acuario. Sin embargo, si el viaje va a ser largo debe considerarse seriamente la posibilidad de reemplazar el aire por oxígeno y la adición de unas gotas de producto antiestrés en el agua que ayudará a que el pez regenere su mucosa protectora dañada en el proceso de captura.

Los invertebrados marinos deberán empacarse en bolsas individuales y en las mismas condiciones que si de peces se tratase. Si están adheridos a rocas no se les deberá desprender de ellas y se buscará la forma de trasladaros en conjunto. Cuando los peces estén embolsados se colocarán en las cajas preparadas. Una vez cerradas se evitará abrirlas hasta llegar a destino. No deben dejarse directamente a la luz del sol o a temperaturas extremas. También debe someterse a los peces a un ayuno de tres días previo al traslado para minimizar la producción de desechos durante el tiempo que permanezcan embolsados. Se mantiene así la calidad del agua.

4.Vaciar el acuario

Primero llenaremos con el agua del acuario los bidones que tenemos para conservar el agua “vieja” del acuario. Una vez llenos dejaremos que el acuario se vacíe libremente en el desagüe más cercano. Lo que sigue es retirar el sustrato. Si es sólo grava esta tarea no presentará inconvenientes, y simplemente se retirará usando un pala plana de plástico. Sin embargo, si lo que tenemos es un sustrato nutritivo de dos capas para un acuario plantado y queremos conservarlo deberemos proceder de la siguiente manera:

  • retiraremos cuidadosamente con la pala plástica la parte “no-nutritiva” o grava común.
  • la colocaremos en uno de los contenedores.
  • quitaremos la capa nutritiva y la colocaremos en un contenedor aparte.
De mudanza con un acuario: ¿qué pasos hay que seguir? Clic para tuitear

Rearmando el acuario

Una vez que el cliente haya llegado a su destino el acuario deberá rearmarse lo antes posible. El orden propuesto para este paso es el siguiente:

  1. Colocar la urna en el lugar elegido.
  2. Colocar el sustrato.
  3. Colocar los artefactos eléctricos.
  4. Si es un acuario de agua dulce colocar los troncos y rocas.
  5. Llenar el acuario con el 50% de agua “vieja” que ha conservado y el 50% de agua corriente. Este proceso debe hacerse muy lentamente para evitar que los sedimentos que quedan en la grava enturbien el agua, máxime si se trata de un sustrato nutritivo. No hay que olvidar en este paso colocar la dosis correspondiente de anticloro. Si es un acuario marino deberemos tener preparada el agua salada nueva con antelación o, en su defecto, proveerse de contenedores suficientes como para conservar el 100% del agua.
  6. En el caso que se trate de un acuario de agua salada, colocar la roca viva y los invertebrados marinos.
  7. Colocar las plantas.
  8. Introducir los peces. Este es el punto clave de la operación. El procedimiento debe hacerse con sumo cuidado, realizando la aclimatación de los mismos tal como si se fueran a introducir en un acuario nuevo después de comprarlos.

 

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies