Cómo enseñar ejercicios de obediencia a un gato

0

Si un propietario está interesado en enseñar ejercicios de obediencia a su gato, los siguientes consejos pueden valar como punto de partida.

Eva Dengra
Adiestradora

Para empezar a enseñarle ejercicios de obediencia a un gato, se tienen que seguir unas reglas básicas:

  • Las clases de adiestramiento se deben realizar antes de que el animal haya comido. De esta manera, conseguiremos una alta motivación por parte del animal, que estará más atento en las clases. Al prestar más atención, aprenderá con mayor rapidez, que es lo que queremos que haga. Si las clases las damos después de darle de comer, es posible que tenga sueño o que no quiera prestarnos atención. Esto hace que el gato esté desmotivado y el aprendizaje sea lento y dificultoso.
  • La duración de las clases ha de ser de entre 15 y 20 minutos, y pueden intercalarse varias sesiones a lo largo del día.
  • El emplazamiento es mejor que sea un lugar tranquilo, al menos en las primeras sesiones. De esta manera nos aseguramos de que no haya muchos estímulos que distraigan, dificulten y retrasen su aprendizaje.
  • Los premios que vamos a utilizar consistirán en comida, y es aconsejable que se trate de premios sabrosos. Más adelante, cuando el gato se habitúe al premio, se lo cambiaremos. De esta manera conseguiremos una nueva motivación, que mejorará la atención del animal.

Sentarse

  1. Una vez que conocemos las premisas del adiestramiento, empezaremos con un ejercicio básico, “Sentarse a la orden”:
  2. Nos colocaremos enfrente del gato, de rodillas o sentados, para quedar casi a su altura. Esto le dará confianza en las primeras lecciones.
  3. Con una mano le enseñaremos el premio (un trocito de su comida preferida) y con la otra mano, con el dedo índice elevado, le daremos la orden :”¡Sienta!”.
  4. La mano en la que tenemos la comida ha de estar a la altura de su cabeza. El animal intentará coger la comida, pero debemos retirarla y levantarla a la altura de su cabeza de nuevo, sin permitirle que la coja.
  5. Una vez que se siente, inmediatamente le damos su premio y le elogiamos: “Muy bien”.

Este ejercicio es muy sencillo y en varias sesiones el gato asociará la orden con la conducta de sentarse. La posición del dedo índice es muy importante, puesto que más adelante, cuando el gato sepa sentarse, lo hará sin necesidad de la comida, ya que será suficiente con indicarle con el dedo. Los gatos, al igual que los perros, aprenden las señales visuales.

Tumbarse

Una vez que nuestro gato ya sabe sentarse, el siguiente ejercicio que le podemos enseñar es “Tumbarse a la orden”. El procedimiento es muy similar:

  1. Para empezar, el gato ha de estar sentado (es necesario, antes de iniciarse en este ejercicio, que el gato sepa sentarse) y nosotros tenemos que situarnos enfrente de él.
  2. Con la comida en una mano, se la mostraremos pero, en esta ocasión, la comida estará prácticamente rozando el suelo y el gato para conseguirla, deberá tumbarse a la altura de la comida.
  3. Con la otra mano, con el dedo, le señalaremos hacia el suelo mientras le decimos: “Tumbado”.
  4. Cuando se tumbe, lo recompensaremos entregándole su premio (la comida), y le elogiaremos: “¡Muy bien!”.

En varias clases, el gato asociará que tumbándose recibe su premio.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies