Cuando llega la vejez a las mascotas

0

Llegar a una edad avanzada supone para las mascotas una serie de cambios que influyen de forma muy importante en su vida diaria. Los propietarios han de tener noción de esos cambios y, sobre todo, de lo que conllevan en el día a día de sus compañeros.

Además de que es recomendable aumen­tar los chequeos veterinarios cuando las mascotas llegan a una cierta edad, los pro­pietarios también han de poner de su parte para hacer que los animales sénior sigan gozando de las mismas condiciones que cuando eran todavía jóvenes. Esto conlleva prestar un especial cuidado a su comida, ya que en esta etapa pueden manifestarse algunas complicaciones alimentarias. Del mismo modo, cuando los animales alcan­zan una cierta edad su agilidad y facilidad de movimientos disminuyen, con lo cual habrá que adaptar su entorno a esta nueva condición. No se trata de descartar que ha­gan ejercicio por el mero hecho de que ha­yan llegado a la edad geriátrica, ya que la actividad física siempre es recomendable; es cuestión de saber dosificarla y adecuarla según sus condiciones.

Cuándo llega a la vejez una mascota

Una de las cuestiones que los pro­pietarios se plantean es cuándo puede considerarse que su mascota ha llegado a la etapa geriátrica. Evidentemente no existe una línea definida que marque el tránsito de una época vital a otra: cada especie, cada raza e incluso cada indivi­duo experimenta los cambios asociados con la vejez de una manera particular.

Aun así, pueden darse algunas nocio­nes generales sobre cuándo se alcanza esta etapa: en el caso de los perros sue­le ser en torno a los siete años, mientras que en los gatos esta cifra se retrasa un poco, y puede llegar hasta los ocho e in­cluso los nueve años. Del mismo modo, hay que recordar que la esperanza de los perros de razas pequeñas tiende a ser mayor, y que estos animales suelen ma­durar más rápidamente y envejecer más lentamente, a diferencia de los canes de razas más grandes, que envejecen antes y maduran más lentamente.

Síntomas de la vejez

Así las cosas, la manera por la cual se pone en evidencia de forma más clara que un animal ha llegado a su edad geriátrica es porque se van observando en sus comportamientos cotidianos algunos rasgos que anteriormente no se producían. Por ejemplo, en sus movimientos, que se ha­cen más lentos y parecen más perezosos. Esto puede deberse tanto a una pérdida de vitalidad como a que se ven aqueja­dos por problemas de articulaciones, que les impiden realizar los paseos que daban anteriormente, o trepar a muebles u otras superficies elevadas, en el caso de los ga­tos. Igualmente, pueden perder agudeza sensorial, tanto por lo que respecta a la audición como a la vista.

Lo mismo que sucede con los seres hu­manos, si han estado bien cuida­dos durante su etapa joven y adulta, la salud de los animales mayores tiene más posibilidades de ser mejor, lo que ayudará a que gocen de una vejez saludable, larga y placentera. Muchos de estos cuidados tienen que ver con la ali­mentación, e incumben a grandes males que aquejan a buena parte de las mascotas actuales, como son la obesidad o la diabe­tes. Por ello, una vez han llegado ya a esta etapa de su vida, está en disposición de los propietarios hacer que los animales de compañía disfruten de este periodo otoñal, a través de unos cuidados específicos que en muchas ocasiones pueden encontrar en los comercios especializados.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies