Familiarízate con los jerbos

0

Los jerbos son roedores de tamaño medio que pesan entre 50-110 gramos; su larga cola está cubierta de pelo y termina en un mechón con forma de pincel. Sus ojos son negro azabache o rojo rubí y sus colores son muy variados: negro, crema, con pintas de color, etc. Son unos animales muy activos y sociables, e incluso el propietario les puede entrenar para que se sienten sobre su hombro o su cabeza.

Antes de recomendar a un cliente la compra de este tipo de animal debemos plantearle una serie de cuestiones. En primer lugar, un jerbo implica un compromiso a medio-largo plazo, ya que pueden vivir unos cuatro o cinco años. Este hecho es muy importante ya que en la mayoría de los casos se suelen comprar como mascota para un niño de corta edad y si bien con el tiempo pasa la alegría de la novedad, la responsabilidad sigue ahí.

Por otro lado, es aconsejable que los jerbos vivan en pareja. Está comprobado que los jerbos que están solos viven menos tiempo, son menos saludables, más infelices y tienden a sufrir problemas de sobrepeso. También son más difíciles de domesticar y, en general, son menos sociables. Aunque el propietario esté en casa todo el día dedicándole tiempo y jugando con él constantemente, esto no compensa el hecho de que no tendrá con quién dormir, con quién comer, a quién acicalar y quién lo acicale. Por lo tanto, un compañero es esencial. Tanto machos como hembras se llevarán muy bien con un compañero de su mismo sexo, especialmente si nacieron en la misma camada o si han estado juntos desde temprana edad. Las hembras tienden a ser menos estables en grupos de más de dos jerbos, mientras que los machos suelen ser más tolerantes en grupos de tres o más. No obstante, el número de jerbos recomendado es dos ya que las posibilidades de peleas se incrementan con grupos más numerosos. Nunca deben mezclarse jerbos de dos clanes o grupos diferentes.

No sólo es importante que el cliente sea consciente de la responsabilidad que adquiere cuando compra un jerbo, sino que el comerciante que los tiene a la venta también debe poner de su parte.

Existe la creencia de que los jerbos que están a la venta en los comercios están poco acostumbrados al trato con humanos y que en ocasiones su estado de salud no es el ideal. Por tanto, debemos dedicar tiempo a su cuidado y manipularlos con cierta frecuencia para que se acostumbren pronto a su nuevo dueño.

Lo ideal es que los jerbos se pongan a la venta cuando tienen al menos 6-8 semanas, aunque esto tiene el inconveniente de que a veces es difícil distinguir si es macho o hembra con esa edad.

La casa

Existen varias opciones a la hora de escoger casa para el jerbo. Lo más habitual es utilizar un tanque (acuario/terrario). Los tanques son fáciles de limpiar, espaciosos, y ofrecen al propietario múltiples opciones a la hora de decorarlos.

Lo más importante es colocarle una tapa bien segura, tanto para protegerlos en caso de que haya otros animales en la casa (especialmente gatos) como para prevenir que escapen.

El tamaño ideal del tanque en función del número de jerbos y que también debemos tener en cuenta a la hora de mantenerlos en el comercio es el siguiente:

  • Tanque de unos 40 litros: dos jerbos.
  • Tanque de unos 60 litros: tres jerbos.
  • Tanque de unos 75 litros: de cuatro a cinco.

Otra opción es la de utilizar jaulas para hámsteres, sin embargo no son la elección ideal por tres motivos:

  1. A los jerbos les encanta excavar y reacomodar su casa constantemente, moviendo el forraje o lecho de un lado para el otro y esto hará que con tanto movimiento la mitad de éste termine en el suelo.
  2. Las jaulas de varios niveles con escaleras no son recomendables si el propietario va a hacer que sus jerbos críen, puesto que las crías pueden sufrir accidentes.
  3. A menudo roen incesantemente los barrotes de metal de la jaula, lo que puede ser molesto para el propietario y dañino para ellos. Un tanque de plástico tampoco es recomendable ya que tienen una ventilación muy mala y enseguida se impregnan de olor.

Material para el lecho

Los jerbos necesitan un lecho o forraje que absorba su orina y que también les permita excavar. Como no orinan demasiado, no hace falta que el material sea perfumado. Las mejores alternativas son la viruta de álamo o la mazorca molida, que deberán cubrir un tercio del tanque

Nunca se debe utilizar viruta de pino o cedro, especialmente si los animales van a criar; está comprobado que causan enfermedades respiratorias e insuficiencia hepática. Las tiras de papel también funcionan, sin embargo deben cambiarse más a menudo ya que generan más olor. El papel no debe contener tintas, perfumes o aditivos de ningún tipo. Lo ideal es el papel tissue blanco (papel higiénico o pañuelos de papel sin perfume).

En cuanto al nido, una simple caja le dará a los jerbos la privacidad que necesitan y un buen lugar para dormir y esconderse. Las casitas de plástico no se recomiendan, ya que los jerbos la roerán por completo en una semana.

Alimentación

Se recomienda utilizar un alimento comercial específico para jerbos con el fin de administrar una combinación correcta de proteínas, minerales y vitaminas. Aunque les encanten las semillas de girasol, éstas son muy ricas en grasas y, por lo tanto, engordan mucho. Una buena idea es separarlas de la ración y que el propietario se las dé él mismo a lo largo del día. Esto además ayudará en su domesticación y favorecerá el establecimiento de vínculos propietario-mascota.

Como golosinas ocasionales se les pueden dar cereales inflados (sin azúcares ni melazas) o cacahuetes (ocasionalmente ya que son muy grasos). También les gustan las manzanas y las zanahorias.

Es preferible dar trozos grandes para que los roan y retirarlos a las pocas horas que proporcionar trozos pequeños que pueden perderse dentro del lecho.

¿Qué sabes del mantenimiento y cuidado de los jerbos? Clic para tuitear

Comederos y bebederos

Se puede colocar el alimento directamente en el centro del tanque, sobre el lecho, así se permite que los jerbos busquen su comida. También puede ser servida en platitos de cerámica o en latas de atún o de comida para gatos vacías (siempre y cuando no tengan bordes afilados). La mayoría de los jerbos enterrarán y almacenarán su comida dentro del lecho, ya que es la manera de protegerla de los demás jerbos.

Cada tanque o jaula necesita su propio bebedero. Hay una gran variedad de modelos y generalmente ya vienen provistos de un soporte de metal especial para jaulas. Si el jerbo vive en un tanque, se necesita un soporte especial. En cualquier caso, debemos asegurarnos que la punta del bebedero no toque el material del lecho para evitar que se vacíe. Aunque los jerbos son animales originarios del desierto, requieren agua fresca y limpia en todo momento.

Entretenimiento

Los jerbos son unos animalitos muy activos, y necesitan un ambiente entretenido. Los trozos de madera constituyen un juguete excelente y permiten que desgasten sus dientes. La madera no debe estar tratada con ningún producto químico. También existen en el mercado juguetes especiales de madera, con variadas formas, para jugar y roer. Se les puede dar también el tubo de cartón del rollo de papel higiénico para que lo utilicen como túnel y lo roan.

Si se va a colocar una rueda de metal para hámsteres lo ideal es suspenderla del techo de la jaula o de la tapa del tanque 10 cm por encima del suelo para no desperdiciar el espacio interno.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies