Algunos consejos para un pelo sano

0

Nuestra asesora en peluquería del comité de EspeciesPRO os habla de algunos aspectos que debéis tener en cuenta en vuestra peluquería para que vuestros clientes tengan un pelo sano y bonito.

peluqueria

Ruth Sapinya

A menudo me preguntan qué productos milagrosos uso para conseguir que mis caniches luzcan un blanco tan bonito y para que les crezca tanto el pelo. Mi respuesta es siempre la misma: que aunque sí uso cosméticos de la más alta calidad (y no tengo ningún problema en compartir mis secretillos, mis alumnos pueden dar fe de ello), el éxito siempre se basa en la suma de varios factores.

Hay que darles una buena alimentación, extremar al máximo el cuidado del manto, evitando que se enrede y se formen nudos, bañarles con frecuencia y cepillarles con las herramientas adecuadas (para evitar romper pelo). Además, aunque puede parecer una tontería, cuando hablamos de perros de exposición jamás manipulo el pelo en ningún otro sentido que no sea el adecuado para su arreglo, ni en el baño, ni en el secado, ni tan siquiera con las caricias. A continuación pasaremos a desglosar cada uno de dichos factores.

Alimentos de calidad

La principal medida para conseguir un pelo sano se centra en una alimentación de calidad. Esto supone proporcionar al perro un alimento de gama alta, un pienso premium.

En el mercado se encuentran varias marcas de absoluta confianza que no necesitan que se les añada ningún aditivo especial. Si el perro posee genéticamente una buena calidad de pelo y lo cuidamos adecuadamente, el pelo crecerá.

Un buen consejo: eliminar de la dieta del perro embutidos y derivados del cerdo, ya que a la larga sólo ocasionan problemas.

peluqueria 2

Baños

Debato a menudo con mis compañeros de profesión, con veterinarios y con criadores sobre este particular. Algunos argumentan que el baño frecuente es nocivo, porque retiramos la grasa protectora del pelo y desequilibramos las glándulas sebáceas de la piel. Y es totalmente cierto si el producto que usamos es un detergente y por ello agresivo para la piel y el pelo, pero si trabajamos con productos adecuados, en lugar de desproteger al animal le aportamos aceites y oligoelementos beneficiosos: no dañamos sino que cuidamos.

Como muestra de ello tenemos el ejemplo de los champús de tratamiento (seborreas, alergias…). Si leemos las instrucciones del fabricante, veremos que suelen aconsejar de dos a tres veces por semana las primeras sesiones y disminuir la frecuencia a medida que obtenemos respuesta positiva.

Resumiendo, lo importante no es con qué frecuencia usamos la bañera, sino con qué productos realizamos el baño.

Cosméticos

Varían en función del tipo de pelo y de los resultados que queramos conseguir:

  • Pelo con volumen (Bichón Frisé, Caniche, Cotton de Tulear…): usaremos un champú vitalizante, que nutra el pelo, pero que no aporte agentes hidratantes (para evitar añadir peso en el pelo). Aplicar también una crema para aportar volumen.
  • Pelo duro: champú astringente que retire la suciedad sin aportar hidratación. No usar crema acondicionadora.
  • Pelo con caída (Yorkshire Terrier, Bichón Maltés, Shih-Tzu): necesitamos mucha hidratación y aceites. Usaremos un champú hidratante y una buena crema hidratante de la máxima calidad, para potenciar la caída y el peso del pelo.

Cepillado

Afortunadamente existen varios tipos de utensilios adecuados para cada caso. A modo de ejemplo, usaremos un cepillo de carda para cepillar un Caniche de compañía; mientras que en un ejemplar de la misma raza que se presente a competiciones de belleza habrá que emplear la carda sólo para las zonas donde se corta el pelo más a menudo. En la zona del “topp”, el área que comprende la cabeza y la crin, utilizaremos exclusivamente un cepillo de cerdas de nylon y jabalí, o bien un cepillo de mantequilla.
Para no extendernos raza por raza, comentaré que en algunas –como Bobtail y Terrier– si realizamos un buen cepillado, prácticamente no será necesario el baño (con la excepción de las barbas, cejas y extremidades en los ejemplares de pelo duro).

peluqueria 3

Piel de perro, no humana

Sabemos que los perros tienen un pH en el pelo de 7.5 aproximadamente y los humanos tenemos un valor de 5.5. Esto significa que nuestro cabello necesita un champú más ácido que el de nuestros canes, que al tener un valor de pH más alto, necesitan un champú más alcalino. Por este motivo resulta desaconsejable usar champú de uso humano para ellos.

Antiguamente no había tanta información referente a la cosmética, ni tantos cosméticos donde elegir, por eso los veterinarios recomendaban sabiamente espaciar los baños en la medida de lo posible (tres o cuatro veces al año). Y tiene su lógica, pues los champús eran la mayoría detergentes y limpiaban en exceso, incluyendo la capa lipídica (aceites) beneficiosa del pelo.

¿Recordáis que los peluqueros de humana recomendaban lavarse el cabello como máximo una vez a la semana? Ahora podemos lavarlo a diario si nos interesa. Al avanzar en las investigaciones sobre cosmetología nos beneficiamos nosotros y también nuestros canes.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies