Beneficios de las Intervenciones Asistidas con perros en estudiantes

0

El grupo de investigación Pedagogía Adaptativa de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid ha comprobado una vez más la efectividad de las intervenciones asistidas con perros a través de Compludog.

El programa ‘Compludog’ ha demostrado ser efectivo en la mejora de los niveles de estrés, tanto percibido como fisiológico, el bienestar y las habilidades sociales de los estudiantes universitarios. Dicho programa es impulsado por la Facultad en colaboración con Fundación Affinity, entidad referente en el ámbito de las intervenciones con animales desde hace más de 30 años.

En este programa piloto de tres semanas de duración han participado 53 estudiantes de primer curso, de entre 18 y 25 años. Se ha buscado incidir de forma positiva en su calidad de vida mediante actividades de relajación con perros, educación canina y comunicación animal.

Beneficios contra el estrés

La iniciativa tenía el objetivo de mejorar las elevadas cifras que presentan los índices de estrés de los estudiantes universitarios. Este problema afecta a su desarrollo cognitivo, conductual y fisiológico, y tiene un impacto negativo sobre su estado emocional, las relaciones interpersonales y el rendimiento académico.

Según un estudio elaborado por los centros Nascia, el 60% de los estudiantes universitarios sufre estrés y ansiedad en su periodo académico.

‘Compludog’ es el primer programa de Intervención Asistida con perros que se lleva a cabo en una universidad de España, mientras que universidades de la talla de Harvard, Yale, Massachusetts o Bristol cuentan ya con programas similares consolidados. Diversos estudios han demostrado que estos programas rebajan los niveles de presión arterial y favorecen la reducción del estrés en los estudiantes.

“Los estudiantes de primer curso sufren niveles de estrés más altos y tienen menos relaciones sociales que el resto, puesto que se acaban de incorporar a un nuevo entorno desconocido, donde además sienten mucha presión. Estamos muy satisfechos con estos resultados, que confirman que la presencia de perros de terapia en la universidad aporta grandes beneficios a la comunidad”, explica Diana Peña, impulsora de la iniciativa, técnico en IAA y doctoranda.

Según Isabel Buil, directora de Fundación Affinity, “la presencia de animales de compañía es terapéutica para todo tipo de personas. ¿Por qué? Porque los animales conectan con nosotros inmediatamente, y nos ayudan a concentrarnos en el presente, a vivir el momento. En esto, ellos son expertos”.

 

Apuesta por el programa

Debido a los buenos resultados y la gran acogida de esta iniciativa, la Universidad Complutense de Madrid ha decidido seguir apostando por ‘Compludog’ y ampliar el programa. En este curso se implementará en al menos dos centros más de la universidad en sus sedes de Moncloa y Somosaguas. Estará abierto a estudiantes de cualquier curso, profesorado y personal administrativo y de servicios. Además, se está creando una comisión para diseñar un título interfacultativo profesionalizante, que combine la formación de experto y técnico en IAA.

“En la Universidad Complutense de Madrid valoramos muy positivamente los resultados obtenidos, y creemos que es una iniciativa con mucho potencial a explorar. Todos los estudiantes pueden beneficiarse de este programa, y nos hemos comprometido a apostar por él, ampliarlo en los próximos cursos y consolidarlo en nuestra institución”, asegura Gonzalo Jover, decano de la facultad de educación.

Dinámica y medición de ‘Compludog’

‘Compludog’ es un programa de tres semanas de duración en el que se realizan tres sesiones de intervención de una hora semanal, ajustadas al periodo previo a los exámenes (diciembre y mayo). Estas sesiones se han diseñado específicamente para conseguir reducir el estrés y ansiedad de los estudiantes, mediante actividades y métodos basados en el adiestramiento en positivo. En total, han participado 3 perros de terapia y 53 estudiantes.

En estas intervenciones, lo primero que se tiene en cuenta es el bienestar de los animales, tras recibir la preparación adecuada.

Mediante la interacción que promueven los conocidos como Animal Visitation Programs (AVP) se busca modificar las respuestas endocrinas que se generan en situaciones de estrés y equilibrar los niveles de cortisol, epinefrina y neopinefrina gracias al contacto con el animal.

Para poder evaluar su efectividad el equipo de investigación de la facultad, en colaboración con la Fundación, ha medido los niveles de cortisol salivar en tres ocasiones:

  • dos semanas antes de comenzar el programa, para poder establecer los niveles de estrés con los que partían los estudiantes;
  • dos semanas después de la última sesión, para poderlos comparar y ver su efectividad;
  • una última medición, 6 semanas después del fin del programa, en plena época de exámenes, para ver si los resultados se mantienen a medio plazo.

Además, estas muestras también se realizaron a 40 estudiantes del mismo grado y curso que no participaron activamente, para poder establecer una comparación.

Los resultados han sido muy positivos

En la primera medición, tanto los estudiantes del grupo de control como los que participaban de forma activa en las sesiones tenían unos niveles de estrés altos, muy similares entre sí. Con la segunda medición, los resultados indicaban un descenso de los niveles de estrés de los estudiantes que participaban en las intervenciones, mientras que los niveles del grupo de control se mantenían.

La última medición, en plena época de exámenes, mostraba que los niveles de estrés del grupo de control eran más altos que al principio, mientras que los estudiantes que habían participado habían aumentado un poco los niveles de estrés, pero sin llegar a los niveles de los que partían. Así, el programa ha demostrado ser efectivo tanto a corto como a medio plazo, cumpliendo su objetivo de mejorar la calidad de vida de los estudiantes y favorecer que afronten más relajados los exámenes.

“Los perros pueden aportar muchos más beneficios de los que la gente cree. Y sí, está demostrado que ayudan a reducir los niveles de estrés de las personas: la interacción con animales influye en las respuestas endocrinas con cambios en los niveles de cortisol, epinefrina y norepinefrina, lo que indica que el estrés baja. Estamos muy felices de poder formar parte de esta iniciativa tan innovadora y que cumple con los rigurosos estándares de control y bienestar animal que seguimos desde la Fundación”, explica Maribel Vila, Responsable de Terapias de Fundación Affinity.

Animales que curan

Bajo el lema #AnimalesQueCuran, Fundación Affinity está desarrollando varias campañas de concienciación y nuevos programas para centros geriátricos, escuelas, menores tutelados, centros penitenciarios y víctimas de violencia de género, en España y Francia, con el fin de poner en valor lo que los animales pueden hacer por las personas.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies