La peluquería del Bobtail en tres pasos

0

La peluquería del Bobtail requiere una serie de pasos muy concretos, sobre todo si se quiere presentar en exposiciones.

Ángel Esteban
Imágenes cedidas por el autor

En realidad el verdadero nombre del Bobtail es “antiguo perro pastor inglés”. Nadie diría que esta preciosa bola de pelo puede ejercer funciones de pasto­reo, pero así es, las ejerce y no es solo su única cualidad, además es uno de los mejores perros de compañía, es en­cantador con los niños y perfecto para vivir dentro de casa. La peluquería del Bobtail, sobre todo para poder pre­sentarlo en exposiciones, es un tanto peculiar y vamos a tratar de explicarla.

1.El cepillado y lavado correctos

Lo primero que se tiene que hacer es cepillarlo correctamente. Si el arreglo es de mantenimiento nunca debemos cepillar su manto sin antes aplicar un acondicionador que evite, en lo posible, que el pelo se rompa. Hay que quitar los restos orgánicos que se le hayan pegado y eliminar los nudos y el pelo muerto.

Una vez cepillado pasamos al lavado. Tiene que ser meticuloso e insistir en la zona de la boca que es donde más suciedad y peor olor encon­traremos.

El secado se realiza capa a capa es­tirando el pelo de raíz a puntas. No es recomendable realizarlo con mucha presión de aire para no al­borotar el pelo. Aunque tardemos un poco más el resultado será notable­mente mejor. Es conveniente recordar que el aire caliente da forma al pelo y que el aire frío lo fija, por lo que ten­dremos que jugar con ambos factores.

Terminado el secado el resultado puede ser algo similar al que aparece en esta imagen. Como podéis apreciar en la foto no hay formas, y por lo tanto es el trabajo que haremos a continuación. Para empezar volveremos a cepi­llar y cerciorarnos de que el pelo está bien estirado, a continuación comenza­remos el arreglo.

Hay quien opina que no se debe re­cortar el pelo del Bobtail con la tijera. Mi opinión es totalmente contraria, y perso­nalmente me encanta trabajar el pelo del Bobtail y retocarlo entero a tijera.

2.Trabajando el pelo del Bobtail

Podemos comenzar arreglando las patas traseras. Hay que conseguir marcar la angulación, y por lo tanto eliminaremos el pelo de la par­te trasera de la rodilla para pronunciar­la más. El corvejón se redondea sin que sobresalga ningún pelo, se crespa por la parte trasera para exagerarlo más.

Por la zona de la rodilla dejamos todo el pelo, pero no debe colgar ninguno, ya que distorsionaría el conjunto.

Vistas desde atrás, las patas tienen que estar paralelas y separadas una de otra. Por la parte exterior se tiene que ver un arco abierto que no debe cerrarse, en la zona baja, a la altura de los pies. La parte trasera del Bobtail tiene que ser muy ancha, por lo que hay que lograr un gran volumen.

El Bobtail visto desde arriba tiene forma de pera. Y si hemos dicho que en la parte trasera tiene mucho volu­men, en la parte delantera tendrá que tener bastante menos. Por lo tanto, en los hombros rebajaremos el volumen de pelo arrancándolo con el supercoat. La pata debe verse cilíndrica desde cualquier punto de vista.

Como ya hemos dicho, los hombros los rebajamos de pelo, pero con mucho cuidado de que no se note que hemos manipulado la zona. Vistas de frente, las patas también se deben ver como dos tu­bos y separadas una de otra.

A continuación debemos hacer algo tan importante como es cortar todos los pelos que se encuentren entre las almo­hadillas. Posteriormente se redondean todas las patas sin dejar que sobresalga ningún pelo de la zona.

El cuello se rebaja de pelo con el su­percoat de tal forma que consigamos el efecto de verlo más largo y esbelto. En la zona de la cruz también se reba­ja la densidad de pelo para acentuar el efecto. Se comienza a rebajarlo desde el occipucio hasta la zona dorsal donde comienza el globo.

La cabeza tiene que verse redonda. Primero cortamos la pe­rilla a una medida no muy larga, por­que de lo contrario la cabeza dará la sensación de pesar demasiado. Poste­riormente se recorta por detrás de las orejas hasta unir con la medida que ya hemos dado a la perilla. En este corte se dejan las orejas a la misma medida para que no se vean. La parte superior la crespamos y recortamos las puntas hasta dejarla redonda.

3.Últimos toques del arreglo del pelo

Vamos a realizar un trabajo muy im­portante. Arreglando la zona perianal conseguimos dos objetivos: primero, de­jamos la zona despejada de pelo y evi­taremos que el pelo se ensucie a la hora de realizar el perro sus necesidades; este es un punto muy importante. Y segundo, elevaremos el nacimiento del globo, con lo cual conseguiremos que se vea al pe­rro más corto y compacto.

Como hemos dicho este es el pun­to en el que comenzaremos a crear el globo.

El Bobtail es un perro con una carac­terística muy peculiar: su grupa es más alta que su cruz, y por lo tanto lo que va­mos a hacer es realzar esa virtud elevan­do la zona de la grupa todo lo posible. Se comienza desde el falso nacimiento de la cola creado en el paso anterior, cresparemos el pelo hasta con­seguir el máximo de volumen. El globo por la parte delantera llegará hasta un poco más atrás del final del cuello, el punto no es exacto y varía dependien­do de cada ejemplar. Lo que hay que conseguir es una gran armonía y que el perro guarde un equilibrio perfecto.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies