Cómo evitar que la vuelta de las vacaciones se haga cuesta arriba también a las mascotas

0

Más de la mitad de los propietarios de mascotas considera que la vuelta de las vacaciones y a la rutina se hace duro tanto para ellos como para sus animales.

Más del 50 % de los animal lovers consultados afirma que el regreso de las vacaciones no es duro solo para ellos, sino también para sus mejores amigos, según los resultados extraídos de una encuesta que Kiwoko ha realizado entre sus seguidores.

Pasar más tiempo con las mascotas durante el verano hace que pierdan las rutinas establecidas durante todo el año y, al llegar de nuevo a casa, tengan cambios en su comportamiento: reclaman más atención (detectado por un 37 % de los usuarios de Kiwoko), pierden el apetito (casi un 7 %) o destruyen cosas (menos del 5 %).

Trucos para volver a la rutina

Uno de los trucos más compartidos por la mayoría de los seguidores de Kiwoko (más del 50 %) es el de hacer juegos más entretenidos, mientras que salir a pasear durante más tiempo es el elegido por el 30 % de los encuestados. En definitiva, pasar más tiempo juntos.

Sin embargo, la vista al veterinario es una de las asignaturas pendientes en septiembre, ya que sólo un 30 % lo visitan tras las vacaciones para realizar un chequeo general a su mejor amigo. Y es que hay que tener en cuenta que durante el verano han estado mucho tiempo al aire libre, lo que significa estar expuestas a más parásitos e infecciones y lo ideal es hacerles una revisión con un veterinario de confianza para asegurar que gozan de buena salud.

Consejos para el bienestar de las mascotas

Los expertos veterinarios de Kiwoko “traducen” los comportamientos más detectados a la vuelta de vacaciones y cómo solucionarlos:

  • Si un perro ladra más de lo normal a la vuelta de vacaciones puede significar que echa de menos la compañía de su amo. En el caso de los cat lovers, si se ha dejado con alguien, la vuelta a casa puede suponer ansiedad por separación y uno de los indicios suele ser que deje de utilizar el arenero.
  • Si un perro o gato empieza a tener comportamientos distintos como, por ejemplo, hace sus necesidades donde no debe, escarba en la basura o mordisquea muebles y zapatos, puede ser sinónimo de que no está recibiendo la atención y el ejercicio que necesita.
  • Si le cuesta salir a pasear o comer, al igual que los seres humanos, las mascotas necesitan tiempo y disciplina para volver a la rutina. Por eso hay que tener paciencia y estar a su lado para que poco a poco todo vuelva a la normalidad.

Si a una mascota le sucede algo de esto, el propietario debería:

  • Suplir las largas horas que pase fuera de casa con paseos y actividades para estimularlos y mantenerlos ocupados.
  • Ayudarles a combatir el aburrimiento con su juguete favorito o, mucho mejor, ir a comprar nuevos.
  • Recuperar una alimentación equilibrada tras los excesos del verano.
  • Si es posible, pedirle a algún amigo o familiar que vaya a verle un rato mientras esté fuera.
  • un extra de cariño siempre será bueno para ambos.
Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies