Los mantos largos y sus cuidados en peluquería canina

0

El mantenimiento del pelo largo liso de los perros requiere cuidados diarios que, a veces, no todos los propietarios están dispuestos a afrontar.

Magnífico ejemplar macho de Yorkshire Terrier Fiorentino Desire-York (Connor).

Lidia Guerrero Martin
Dogo Pets Care
Con la colaboración de Santiago Montilla Montilla. Criador Silver Poise
Imágenes cedidas por Dogo Pets Care

Cada tipo de manto requiere unos cui­dados u otros dependiendo de sus ca­racterísticas. En el caso de los mantos de pelo largo liso sus cuidados pueden ser extremos, dependiendo siempre de cómo se quiera mantener este manto. Es decir, un criador que quiere llevar a sus mejo­res ejemplares a competiciones de belle­za, evidentemente tendrá que hacer todos los cuidados necesarios para presentar en perfectas condiciones el manto largo: hidratado, nutrido, desenredado, limpio, brillante, etc. Pero en el caso de un par­ticular esto puede ser totalmente distinto.

Cuidado diario

Como se ha comentado, mantener el manto largo requiere un cuidado diario, cosa que no todo el mundo está dispues­to a hacer. Puede ser que lo mantenga cuidado durante un cierto tiempo, pero si surge algún contratiempo, rápidamen­te el cuidado del perro pasa a segundo plano y se desatiende. Al desatender­lo, en poco tiempo el pelo se anuda, y después recuperarlo es casi imposible o cuesta mucho dinero, ya que un pro­fesional requerirá muchísimas horas y buenos cosméticos para sacar los nudos; es aquí, donde se cae en el error de que “por una vez que rape el pelo del pe­rro no pasará nada”. Sí que pasará algo… Para recuperar un pelo largo, en textura y cuerpo, tranquilamente necesitará de 8 a 12 meses. Como en muchos otros tipos de mantos, un rasurado en este tipo de manto provoca un desequilibrio en su estructura y textura, ocasionando un crecimiento ondulado y sin orden, y provocando una tendencia al enredo aún mayor aparte de perder pigmenta­ción y fuerza.

Para hacernos una idea de cuáles son los cuidados completos para obtener los mejores resultados, nos podemos fijar en aquellos peluqueros, criadores o senci­llamente particulares con gran devoción hacia sus canes.

Un caso concreto

Para poder explicar el caso más extre­mo en cuidados, en el grupo de mantos de pelo largo, nos fijaremos en el caso concreto de los Yorkshire Terrier. Esta raza, cuando nace, como en la mayoría de los cachorros, presenta un pelaje corti­to y, a medida que va creciendo, va obte­niendo longitud en su pelo.

Cachorro de Yorkshire Terrier de dos meses.

Para acostumbrarlos desde pequeños tienen su sesión de cepillado y baño pe­riódicamente, pero hasta que no tienen los 7-8 meses no se les ponen los bigu­díes o paquetes porque, hasta esta edad, la longitud de su pelaje no permite hacer los empaquetados.

Cachorro de Yorkshire Terrier con cinco meses de edad.

Con los bigudíes

Los bigudíes se colocan para mante­ner el pelo recogido y protegido de todo el ajetreo del día y a la vez para hidratar el pelo, ya que los paquetes se colocan después de haber aplicado los corres­pondientes aceites o mezclas de aceites con acondicionadores. Al contrario de lo que piensa mucha gente, estos ejempla­res tienen una vida totalmente normal pero con unos “moños” puestos todo el día; corren, juegan, saltan, dan paseos en el campo… pero siempre con sus me­lenas protegidas. Para prote­ger los bigudíes no es extraño verlos con un “pijama” puesto, el cual puede ser de verano, para estar fresquitos, o de invier­no, para estar más abrigados.

Los mantos largos y sus cuidados en peluquería canina Clic para tuitear

Los bigudíes se llevan puestos prácti­camente siempre pero es de vital impor­tancia quitarlos y ponerlos cada sema­na, como muy tarde, para poder hacer el correspondiente baño con un buen champú hidratante y aplicar mascarillas para poder tener el pelo brillante, sedo­so, hidratado, nutrido y con una caída impresionante. Está claro que bien po­cos nudos habrá en estos casos pero, si hay alguno, rápidamente se desenreda con especial cuidado para no romper el pelo.

Silver Poise Brooklin en el campo, haciendo ejercicio con sus bigudíes puestos y el “pijama” de protección.

Ver a estos preciosos canes con el pe­laje bien cuidado es todo un espectáculo y un particular no necesita­rá cuidados tan extremos; pero sólo lo podrá lograr si les presta una atención diaria o los lleva semanalmente a su es­tilista canino.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies