¿Conoces bien el síndrome del gato paracaidista?

0

El síndrome del gato paracaidista es bastante moderno (la primera referencia bibliográfica es de 1976), con la nueva localización de los felinos en las viviendas de apartamentos. Por tanto, podemos decir que ésta es una de las pocas consecuencias negativas de mantener un gato en el hogar.


Rubén M. Gatti
Cofundador de la Asociación Argentina de Medicina Felina (AAMeFe)

Todavía no está definida la causa de la caída del gato desde un balcón, terraza o ventana de un apartamento pero, como primer concepto diré que, por ahora, la caída debe ser catalogada como un accidente. Aunque algunas personas hablan de suicidio, creo que esto sólo es un comentario popular sin ninguna base científica.

A los gatos les gustan las alturas

El hecho es que se caen, y no ocurre lo mismo con los perros o, por lo menos, es muchísimo más raro que un perro se caiga de un balcón. Y aquí tenemos una primera gran diferencia: los gatos no son perros pequeños que se suben a los árboles porque, de hecho, los perros no se suben a los árboles ni a ninguna otra cosa (salvo los sillones y la cama), mientras que los gatos se suben a todos lados. Esto está regido principalmente por dos aptitudes especiales y propias del gato:

  • Su gran plasticidad, elasticidad, equilibrio y estado atlético, que le permite subir de un salto a superficies que están a tres o cuatro veces su altura (pensad lo que sería que un hombre pudiera saltar a una altura de 4 o 5 metros y caer de pie en esa superficie).
  • Su innata curiosidad, que más de una vez le trae serios problemas. A los gatos les gusta ver el mundo que los rodea y sobre todo, les gusta verlo desde las alturas. Quizás sea una reminiscencia de su estado salvaje, cuando estar alto les ayudaba a sobrevivir, o quizás sea sólo que desde la altura se ve mejor y se abarca más superficie.

La cuestión es que el gato se sube a las barandillas de los balcones, a los bordes de las ventanas, camina por las cornisas o paredes de las terrazas, etc. O sea, que siempre en estos casos está en zona de riesgo, en el filo del peligro.

¿Calculan bien los gatos las distancias?

Otra posible causa que siempre me ha dado vueltas en mis pensamientos es que los gatos no deben registrar la verdadera altura a la que se encuentran cuando están en un apartamento alto, ya que no es algo natural para ellos. Esto implica que el gato no es consciente de la altura a la que se encuentra, y quizá no puede darse cuenta con sólo mirar hacia abajo.

Por tanto, puede tener el impulso de saltar en busca de una presa o de un compañero sexual, y creer que llegará al suelo sin problemas.

Accidentes felinos

Otras veces caen por un simple accidente. Recuerdo que mi gata cayó de un 5º piso al techo de aluminio de un patio de la planta baja (por eso casi no se hizo daño y yo tuve que cubrir el coste del arreglo del techo) mientras caminaba por el borde de la pared de la terraza en un día de mucho viento, que pudo haber sido la causa.

En definitiva, no sabemos las causas de las caídas de los gatos. Es posible que sea por distintos motivos, pero siempre a consecuencia de que el gato anda en las alturas. Obviamente, nadie se puede caer si está en el suelo.

¿Los gatos caen siempre de pie?

Otro aspecto curioso de este problema es la forma en que cae el gato y que, en general, le salva la vida. Es otra de las cosas que “abona” la idea de las siete vidas del gato, ya que los humanos no podemos asimilar que un animal que cae de un 4º o 5º piso pueda salir prácticamente ileso o sólo con un rasguño.

Este misterio de cómo hace el gato para caer siempre de pie ha sido estudiado por varios científicos desde finales del 1800. Según la crónica, un médico francés llamado Jules Marey hizo las pruebas necesarias y las filmaciones para poder determinar cómo actúa el gato en la caída.

Obviamente, este animal tiene un sistema de equilibrio (aparato vestibular), que le indica cómo debe poner su cuerpo para la caída. Viendo las filmaciones, se observa que el gato:

  • Se coloca “de pie”.
  • Extiende los cuatro miembros hacia el suelo y encorva la espalda (de lado queda como una U invertida).

De esa forma, trata de prepararse para el aterrizaje.

Consecuencias de una caída

La caída ocasiona un traumatismo que varía en intensidad en función de muchos factores: entre el 2º y 6º piso el traumatismo va en aumento, por la postura más rígida que adopta el gato con los miembros hacia abajo. Pero, cuando sobrepasa el 7º piso, el gato adopta la posición de planeador y, de esa forma, enlentece la caída y reparte el golpe en todo el cuerpo, lo que disminuye la mortalidad.

Por lo tanto, la caída desde pisos inferiores al 6º produciría una mayor proporción de fracturas de miembros, mientras que caídas de más altura produciría traumas más generalizados y una mayor prevalencia de lesiones en tórax y cabeza.

Otro problema es si, en el momento de la caída, el gato tenía la vejiga llena, ya que podría estallar y eso provocaría una complicación que implicaría una cirugía urgente para reparar la rotura. Un elemento para tener en cuenta con respecto a la gravedad del traumatismo es que hay situaciones atenuantes de la caída si la superficie amortigua el golpe: por ejemplo que caiga sobre un toldo de lona, un techo de aluminio, un árbol o una zona con plantas, etc. En estas circunstancias, es probable que el gato salga sólo con alguna herida leve.

Signos clínicos en un gato tras una caída

Los gatos que han sufrido una caída pueden presentar una gran variedad de signos clínicos, dependiendo de la zona más gravemente traumatizada.

  • En general, encontraremos al gato inmóvil o tratando de esconderse y aislarse, actitud natural en la especie después de un traumatismo.
  • Podremos observar signos de dificultad respiratoria (disnea) o jadeo si hay traumatismo torácico o se ha juntado líquido (sangre o quilo) o aire (neumotórax) en el espacio pleural.
  • Puede estar en shock, por pérdida sanguínea (interna o externa), o por dificultad respiratoria. En estos casos estará deprimido, hipotérmico (temperatura menor de 37º), pulso débil o inexistente, mucosas pálidas (encías o 3er párpado) y baja presión y frecuencia cardiaca.
  • Puede tener dificultad para moverse debido a fracturas en los miembros, y puede observarse sangrado por la boca o la nariz, si hay lesiones en la cabeza.

Qué hacer en caso de caída de un gato

Estos animales deben ser llevados a una clínica de urgencia donde puedan evaluar la gravedad de la situación y comenzar con los tratamientos indicados. Si el gato está inconsciente, se debe poner sobre una superficie dura y controlar que la cabeza esté estirada para que pueda respirar mientras se hace el traslado.

Aunque el gato no aparente tener problemas es necesario hacer una evaluación clínica, ya que puede sufrir heridas internas (como la rotura de vejiga), y aparentar estar bien al principio, pero luego sufrir una descompensación acelerada que puede llevarlo a la muerte.

Prevención de accidentes felinos

Como no podemos cambiar la genética comportamental del gato, las posibilidades de prevención son:

  1. Evitar su acceso a los balcones, ventanas, terrazas, etc.
  2. Disponer de elementos de contención para evitar la caída, como redes o enrejados (con aberturas menores a 5 cm de lado), que actúan como protección de balcones o de ventanas que dan al exterior. En las terrazas hay que poner protección o elementos que eviten la llegada y/o circulación por el borde de la pared.
  3. La castración puede disminuir la tendencia a subir a los bordes y a caer de los balcones, pero no se debe utilizar como único medio para evitar las caídas.
Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies