La psicología canina en la peluquería

1

¿En qué consiste aplicar al psicología canina en la peluquería? Para realizar correctamente y sin problemas su trabajo, un profesional debe saber manejar al animal y contar con la colaboración del propietario.

psicologia-canina

Lidia Guerrero Martin
Dogo Pets Care

El principal problema que se puede en­contrar un peluquero a la hora de hacer el arreglo a un perro es su comportamiento. Si un animal no se está quieto, es muy sensible, le molesta todo o directamente se tira a morder, hará perder muchísimo tiempo al profesional, aparte de poner en riesgo su integridad física y psíquica. Un mal movimiento mientras se hace un cor­te a tijera puede hacer que el perro se le­sione y hará que tenga el recuerdo de una mala experiencia en un sitio en concreto, lo que provocará que el animal se niegue rotundamente a ir a ese sitio, pasándolo realmente muy mal.

Por estos motivos es importantísimo una buena concienciación por parte del propietario: si el perro no está acostum­brado a ir a un sitio que no es su casa, con una persona que desconoce y donde lo van a manipular constantemente con olores y ruidos distintos, el animal entra en estrés, sin comprender nada, sufrien­do un malestar enorme, e incluso con un alto riesgo de generar una conducta agresiva.

Agresividad

La agresividad por parte del can ha­cia el profesional puede deberse a varios factores, pero descartando que esté pro­vocada por algún tipo de malestar físico o enfermedad, normalmente se debe a dos motivos principales: dominancia o miedo.

Esta agresividad se suele dar cuando el can no quiere o le da muchísimo miedo que se le manipule una zona concreta de su cuerpo, como pueden ser las patas, zona sensible y que les suele molestar bastante.

Dependiendo del grado de agresividad no quedará otro remedio que utilizar un bozal. Si el animal es agresivo hasta tal punto que el peluquero no pueda ni siquie­ra acercarse, entonces aquí sí que se tiene que ser coherente y rechazar el trabajo.

Pero no todo está perdido. Un buen pe­luquero tiene que tener psicología. Aun­que al principio se tarde más en hacer el trabajo, después tendremos un can que confiará, tendrá respeto y al que se podrá hacer la peluquería de manera agradable para ambas partes.

Ansiedad

La ansiedad en un perro cuando está en la peluquería suele ser ansiedad por separación y se suele manifestar de dos maneras:

  • Ladridos y lloros continuos.
  • Defecación y micciones.

Aquí el profesional no puede hacer mu­cho, ya que el trabajo le corresponde al propietario. Lo único que nosotros pode­mos hacer es intentar que el animal se lo pase lo mejor posible y que vea que la peluquería es un sitio donde le dan mu­cho cariño y premios.

También se puede intentar hablar con el propietario y darle algunas pautas antes de entrar en el centro, aunque en oca­siones es difícil que las puedan cumplir:

  • Ignorar al animal en el momento de dejarlo en el centro.
  • No elogiarlo cuando va a recoger a su mascota hasta que llegue a casa.
  • Hacer visitas al mismo centro solo para saludar y que el animal vea que no siempre que se va allí es para dejarlo.
La importancia de la psicología y la colaboración del propietario en la peluquería canina Clic para tuitear

Miedos y fobias

El miedo puede ser una respuesta here­dada (perros miedosos) o sencillamente, que la han aprendido (le da miedo algo en concreto). En cambio, una fobia es una reacción de miedo cuya intensidad no tie­ne relación con el peligro real.

En ambos casos se tiene que tener es­pecial tacto, ya que podemos bloquear al animal y de un pequeño miedo crear una fobia. Por este motivo, es muy importante utilizar mucho el juego del refuerzo po­sitivo, darle confianza al animal y sobre todo tener mucha paciencia.

Por ejemplo, si tenemos un perro al que le da pánico que le pasen el agua por la cabeza y su actitud es la de una huida des­pavorida, con tranquilidad le haremos en­tender que de allí no se puede marchar; una vez conseguimos esto, procederemos a ir echando agua por el cuello, avanzando por las orejas y acabando por cubrir el resto de la cabeza. Al final, más tarde o más pronto, el animal verá que no pasa nada por echar­le agua por la cabeza y el hocico.

Importante

Recordad que estos consejos no dejan de ser indicaciones: cada caso es distinto y, por este motivo, el peluquero tiene que poner énfasis en el aprendizaje sobre la conducta canina para poder interpretar y actuar en conse­cuencia en cada situación.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Peluquería canina en invierno: ¿sí o no? - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies