Comercio ético de animales exóticos

1

El comercio ético es una alternativa al modelo actual de comercio de animales exóticos, que revierte en la recuperación de especies amenazadas.

comercio etico 1

Criadero de tortuga mora (Testudo graeca) en Amman (Jordania).

Sergi Conde Lázaro
Imágenes cedidas por el autor

La investigación biomédica, la industria del espectáculo, los zoológicos o el sector peletero son algunas de las principales ra­zones por las que mantenemos animales exóticos en cautividad en los países occi­dentales. Existe otra razón que tiene su origen en una demanda del ser humano por la que pretende establecer un vínculo directo con un animal exótico que origi­nó el comercio de este tipo de animales para mantenerlos como mascotas.

La evolución de este sector se ha de­mostrado en constante evolución hacía cada vez una mayor responsabilidad so­cial y medioambiental. Un recorrido aún incierto, y no exento de polémica.

Cuotas de captura en la naturaleza

En pocos años, este mercado ha ex­perimentado grandes cambios. El primer paso fue establecer regulaciones legales, separando el comercio legal del tráfico ilegal. Especialmente, las medidas de protección de la fauna y la flora desde la entrada en vigor del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) permitieron un claro avance en la protección de la biodiversidad.

Sin embargo, las cuotas de captura legal permitidas para recolectar especímenes salvajes resultan difícilmente controlables. En muchos de los lugares de origen de los animales, el furtivismo se practica habitual­mente y es fácil encontrar especies protegi­das en los mercados locales. En estos países los documentos pueden ser modificados con relativa facilidad, incluso hacer pasar animales de un país no exportador a otro que disponga de cuotas de exportación.

Exceptuando en casos muy concretos, para garantizar la diversidad genética en programas de cría en cautividad, cierta­mente no tiene sentido seguir expolian­do el patrimonio natural de estas zonas.

comercio etico 3

Mercado en Souq Waqif Doha (Qatar).

Rancheo y reproducción en cautividad

Las restricciones normativas derivadas de una mayor concienciación social han com­portado que progresivamente se haya ido substituyendo la captura de ejemplares en su medio natural por la cría en cautividad. Es una alternativa que permite una mayor adaptación de los animales comercializados.

Algunos de los mayores criadores se es­tablecieron en Estados Unidos y Europa, principales importadores de fauna exóti­ca. De igual modo, en los países expor­tadores se evolucionó, creándose granjas de rancheo y cría en lugares tan diversos como Colombia, Perú, Egipto, Indonesia, Tanzania, Togo, Madagascar o Ghana.

La creciente oferta por parte de aficio­nados que crían animales abastece tam­bién gran parte del mercado de mascotas exóticas. Y en este sentido, los gobiernos tienen ante sí un reto para evitar la cría no controlada, así como el fraude fiscal.

El rancheo constituye una alternativa in­termedia entre la captura y la cría en cauti­vidad. Se usa principalmente en reptiles, y consiste en controlar poblaciones libres para obtener huevos que se incuban en cautivi­dad para asegurar un mayor éxito de naci­mientos. Siempre y cuando se realice acom­pañado de asesoramiento científico, se ha demostrado como una opción sostenible.

comercio etico 2

Mercado Pasar Ngasem de Yogyakarta (Indonesia).

Perspectivas de futuro. ¿Hacia el biocomercio?

El comercio de especies exóticas es en gran medida responsable del declive de sus poblaciones salvajes. Ahora, bajo un nuevo prisma, esta actividad podría lle­gar a convertirse en su tabla de salvación.

La responsabilidad social y medioam­biental está cada vez más presente en cualquier actividad empresarial. Y al amparo de este paraguas surge una idea bautizada como biocomercio. Un con­cepto que en 2013, durante la II Cum­bre Internacional del Medio Ambiente (CIMA) de Guayaquil, se definió como “toda actividad de producción, procesa­miento y comercialización de bienes y servicios derivados de la biodiversidad pero bajo los criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica”.

Una empresa ecuatoriana, Wikiri, ha sido la primera en plantear el comercio de anfibios bajo estas directrices para que los principales beneficiarios de la actividad sean estos, y no los humanos. La venta supone un medio, no un fin en sí mismo, y las ganancias obtenidas a través de la comercialización se destinan a la conservación del hábitat de anfibios en riesgo de extinción para desarrollar posteriormente actividades ecoturísticas y educativas, a la educación y difusión científica y a la investigación sobre téc­nicas de reproducción y de reintroduc­ción en el medio natural de anfibios. Este es un modo de hacer frente a la insuficiencia de recursos públicos para financiar proyectos de conservación de especies.

Para conseguir que estos proyectos sean económicamente viables, deben operar con una variedad de especies suficiente como para atraer a los im­portadores. Se deberán pues coordinar esfuerzos entre empresas similares y ex­portar conjuntamente con el fin de que los costes de transporte sean razonables.

El biocomercio, ¿tabla de salvación para especies exóticas amenazadas? Clic para tuitear
comercio etico 4

Rana mono (Agalychnis spurrelli) nacida en Wikiri (Ecuador).

La responsabilidad del comercio minorista y de los compradores

El sector minorista no es ajeno a los cambios, y juega un papel crucial en el biocomercio. Algunos establecimientos ya han optado por no vender perros o gatos y ofrecen en adopción a anima­les sin hogar, Una iniciativa que permite aliviar un grave problema. ¿Por qué no actuar de un modo similar respecto a los animales exóticos, exigiendo que con su venta se contribuya a mantener la biodi­versidad? En términos sociales la ventaja es clara, pero además desde el punto de vista empresarial permite ofrecer al pú­blico un valor añadido que podría con­tribuir a mejorar las ventas.

El biocomercio debe contribuir a la te­nencia responsable de los animales que se comercialicen. Es decir, actuar en pro de la supervivencia y el bienestar de los ejemplares salvajes, y de la de sus con­géneres que viven en cautividad.

Para ello el destinatario final debe disponer de suficiente información, re­cibiendo documentación que acredite el origen de los ejemplares, sus principales aspectos biológicos y las directrices para su mantenimiento, además de detallar el destino de los beneficios obtenidos con la compraventa.

Aún es pronto para evaluar todas las consecuencias que supone este nuevo paradigma comercial. Y si bien sigue sobre la mesa el dilema de mantener o no animales exóticos por parte de par­ticulares, lo cierto es que el biocomercio plantea mejoras significativas respecto al sistema actual que deberemos seguir atentamente.

comercio etico 5

Sapo bocón del Pacífico (Ceratophrys stolzmanni) nacido en Wikiri (Ecuador).

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Éxito de participación en Fimascota 2019 - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies