Complementos y jaulas para aves

4

Los loros que se venden como animales de compañía han de vivir durante gran parte del tiempo en el interior de su jaula. Por ello quienes se dedican al comercio de artículos para estas aves deben saber qué tipo de habitáculos pueden ser los más recomendables, qué complementos son importantes y por qué.

complementos y jaulas para aves

Jaime Villoch
Sun Parrots S.L.

Las jaulas para aves

La elección de una jaula adecuada ha de contemplar varios aspectos clave para que la seguridad y el bienestar de los loros estén garantizados. Un propietario ha de tener en cuenta que nunca será suficientemente grande y, de hecho, es posible que pronto se quede pequeña: este animal ha de compartir el espacio con los complementos, y quién sabe si quizá algún día con una pareja. El tamaño mínimo será aquél que le permita al menos aletear con ambas alas extendidas sin rozar con sus plumas los barrotes, siendo lo más grande que el propietario se pueda permitir.

Las tradicionales jaulas de contorno circular, que están prohibidas ya en algunos países europeos desde hace años, deben evitarse: no sólo tienen menos volumen útil en relación a lo que ocupan, sino que además, al contrario de las de contorno cuadrado o rectangular, carecen de lado de seguridad. En las jaulas cuadradas el ave dispondrá siempre de al menos un lado de seguridad, generalmente el más próximo a la pared, por el que ningún “posible depredador” podrá acercarse. Así se evita en gran medida el estrés del animal y la consecuente bajada de defensas, entre otras cosas. Es aconsejable que dispongan de paneles con enrejado tanto horizontal como vertical (dos y dos), para favorecer y estimular el trepado por los barrotes, manteniéndolo así en buenas condiciones físicas.

Las tradicionales jaulas de contorno circular para aves deben evitarse. Clic para tuitear

También es conveniente prestar atención a los materiales de elaboración de las jaulas, tanto los metálicos como las pinturas utilizadas, que han de estar libres de metales pesados como zinc o plomo. Son recomendables las jaulas que presentan comederos de acero inoxidable, por su resistencia y por la facilidad para ser limpiados y desinfectados con regularidad. Además, hay que procurar que estén a la altura adecuada: ligeramente superior al nivel de las perchas, evitando así que el animal contamine el alimento con sus propias heces, y facilitando la alimentación a aquellos ejemplares que por su estado de desconfianza o por la naturaleza de su especie no bajarán a comer al suelo.

Es igualmente recomendable que los comederos de la jaula elegida sean giratorios, de manera que en el caso de tener que dejar al cuidado de la mascota a un extraño, pueda reponer la comida y el agua desde fuera sin acceder al interior de la jaula. Se evita así el estrés que produciría al animal que un desconocido invada su espacio vital constantemente en este tipo de acciones rutinarias.

complementos y jaulas para aves

Juguetes

En la naturaleza, las aves en general y las psitácidas en particular emplean gran parte de su tiempo y energía en el vuelo, en la búsqueda de alimento y de pareja, en interacciones sociales, en la defensa del territorio y búsqueda de otros nuevos para explotar, etc. Bajo la protección humana el vuelo se reduce en gran medida, la búsqueda de alimento se elimina… Independientemente del modo de mantenimiento y alojamiento, hay que ocuparse de su entretenimiento y distracción, así como de estimular su actividad física y psíquica.

Los juguetes de madera están expresamente diseñados para ello: despiertan la curiosidad y el afán de investigación, su impulso de juego queda satisfecho y contribuyen al mismo tiempo a mantener su pico sano y resistente. Son de vital importancia para mantener al loro estimulado, activo e interesado por su entorno y contribuyen en gran medida a su equilibrio psicológico, por lo que reduce la incidencia de problemas como los gritos y el picaje.

Los juguetes de madera despiertan la curiosidad y el afán de investigación de las aves. Clic para tuitear

En el caso de recurrir a juguetes acrílicos (la alternativa resistente e irrompible) se debe optar por alternar distintos modelos, de manera que cada vez que se le ofrece de nuevo uno de ellos vuelve a manifestar interés. Los de metacrilato serán válidos siempre y cuando presenten estructuras articuladas, móviles o incluso la posibilidad que ofrecen algunos de albergar golosinas que desafían al loro a conseguirlas; de lo contrario, la imposibilidad de “dominarlos” podría provocar efectos contrarios a los deseados, aumentando su estrés y frustración. Ni qué decir tiene que la elección del tamaño del juguete ha de corresponderse con el del loro y/o con su capacidad de destrucción para que sea útil.

Las ramas naturales son a menudo los mejores juguetes. Es recomendable alternar las frescas (de las que nos aseguraremos que no han sido tratadas con plaguicidas) con accesorios comerciales.

complementos y jaulas para aves

Perchas

¿Son en la naturaleza todas las ramas donde se posan del mismo diámetro? No. Por lo tanto, ¿por qué las que ofrecemos a los loros lo son? A menudo cuidamos mucho que las perchas sean del diámetro adecuado para su tamaño, pero caemos en el error de proporcionárselas demasiado regulares.

Se puede recomendar cambiar directamente las perchas de plástico que incorporan algunas jaulas por las de madera, pero también se pueden sustituir éstas por ramas naturales de contorno irregular. Así se les ofrecerá distintos diámetros donde apoyar sus extremidades, evitando problemas articulares. De esta manera también se les fuerza  a realizar un pequeño ejercicio cada vez que se posan. Las perchas a su vez suponen un alto estímulo, similar al de un juguete convencional, ya que pasan tiempo descortezándolas o astillándolas.

Existen también las denominadas “perchas terapéuticas” o “limauñas”, de mayor resistencia y de superficie rugosa, que facilitan el limado tanto de las uñas como del pico de forma natural. Las de contorno irregular simulan el apoyo en una rama natural, por lo que ejercen las dos funciones mencionadas (limauñas y prevención de problemas articulares).

Un pequeño truco para que comiencen a aceptar estos accesorios es situarlas inicialmente en la posición más alta de la jaula, por encima del resto de las perchas disponibles. La mayoría de las especies, al ser seres sociales, tenderán a estar en aquellas posiciones de mayor altura que le proporcionan seguridad y confianza. Otra opción es situarlas a la altura de los comederos de manera que tengan que acceder a ellos posándose en las mismas.

Ni qué decir tiene que todas las novedades que ofrezcamos al loro, especialmente si son yacos, hay que presentarlas de modo progresivo. No es aconsejable introducir directamente un accesorio nuevo en el interior de la jaula sin que previamente lo hayan reconocido.

Todas las novedades que ofrezcamos a un loro hay que presentarlas de modo progresivo. Clic para tuitear

complementos y jaulas para aves

Los columpios

Las ramas donde se posan en la naturaleza no son todas estables como las que ofrecemos habitualmente. De hecho, la mayoría presentan cierta inestabilidad y es muy frecuente observar a muchos loros posados sobre las ramas más altas, finas e inestables. Los columpios (mitad percha, mitad juguete) cubren este aspecto tan importante y poco valorado por los propietarios de loros. Constituyen no sólo una percha inestable que favorece el trabajo de diferentes músculos y articulaciones, sino también un juguete fantástico con el que disfrutar durante horas. Además, se puede optar por columpios de madera (con formas y colores diferentes) o acrílicos (altamente resistentes), con perchas limauñas integradas y una cuerda de algodón.

Portafrutas

¿Encuentran los loros en la naturaleza los frutos de los que se alimentan en el suelo o comedero? En la inmensa mayoría de los casos los obtienen directamente de los árboles. Los portafrutas no sólo permiten ofrecerles una gran variedad de frutas y verduras de una manera más natural, sino que pueden ayudar a iniciarlos a comer estos alimentos. Es frecuente encontrar ejemplares, sobre todo los capturados, que no aceptan frutas y verduras, pero tras la utilización de estos artilugios muchos acaban aceptándolas como parte de su dieta. Es fácil que si al principio no lo consideran comida, lo hagan tras utilizarlos como un juego más, picoteándolos y destrozándolos.

Share.

4 comentarios

  1. Pingback: Mantenimiento de aves en cautividad - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

  2. Pingback: Conceptos básicos para el mantenimiento de aves - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

  3. Pingback: La venta de aves en el comercio de animales de compañía

  4. Pingback: Consejos básicos para el mantenimiento de canarios

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies