Alimentación de tortugas terrestres

0

Además de los alimentos para tortugas de tierra que se venden ya preparados, se les puede ofrecer otras alternativas de alimentación basadas en ingredientes frescos.

Jordi Jiménez Santamaría
Veterinario especialista en animales exóticos

En el mundo existen más de 250 especies de tortugas que habitan multitud de ecosistemas distintos. La variedad de dietas a que están adaptadas las distintas especies en su estado salvaje es inmensa y nuestros conocimientos sobre sus requerimientos nutricionales son todavía escasos. La dieta ofrecida debe asemejarse en su composición a la que el animal consume en estado silvestre, para lo cual resulta muy útil conocer la biología de cada especie.

A continuación se ofrece una receta sencilla para proporcionar una alimentación adecuada a las tortugas de tierra del género Testudo. Conviene insistir en que dada la enorme variedad de especies existentes, hay que considerar las dietas propuestas sólo como una orientación general que deberá adaptarse a cada caso concreto.

En el grupo Testudo se incluyen especies como la tortuga marginada (Testudo marginata), la tortuga rusa (Agrionemys horsfieldi, antes Testudo horsfieldi), la tortuga mediterránea (Testudo hermanni) y la tortuga mora (Testudo graeca). En los comercios se encuentran piensos para tortugas de tierra en forma de barritas o granulados. Algunos pueden ser satisfactorios como parte de la dieta, pero también se les puede ofrecer una alimentación basada en ingredientes frescos, principalmente hojas, hierbas, verduras y hortalizas. Es preferible ofrecer, siempre que sea posible, verduras silvestres que formen parte de su dieta natural (diente de león), por ejemplo, en lugar de las verduras que solemos tener más a mano (como lechuga) pero que no son tan nutritivas. La fruta puede ser consumida con avidez pero debe constituir una proporción bastante pequeña de la dieta.

Composición de la dieta

La alimentación será lo más variada posible, sin abusar de ningún ingrediente. Para evitar que seleccionen sólo los que más les gusten se puede ofrecer el alimento troceado y mezclado, a modo de ensalada:

  • Nueve partes de verduras y hortalizas. En cada comida debería haber algunos de estos vegetales como ingredientes principales: canónigos, berros, rúcula, berzas, hojas de nabo y remolacha, diente de león (flor y hojas), trébol (flor y hojas), espinacas, col, acelga, escarola, endibia, alfalfa fresca e higos chumbos entre otros. Como ingredientes secundarios se puede añadir un poco de lechuga, zanahoria, judías verdes, guisantes, coliflor, brócoli, pepino, calabaza, champiñones, brotes de soja, tomate y pimiento, entre otros.
  • Una parte de fruta. Manzana, pera, fresas, higo, kiwi, melón, ciruelas, melocotón, plátano, etc.

Necesidades especiales

Si la dieta es equilibrada no hará falta ofrecer complementos vitamínicos y minerales. No obstante se puede administrar una vez por semana un pellizquito de polvo espolvoreado sobre la ensalada. La frecuencia puede aumentarse a un par de veces por semana en ejemplares en crecimiento o en fase de producción de huevos.

Estos complementos deben usarse juiciosamente, pues un exceso de vitaminas puede resultar tan nocivo como un déficit. En cuanto a las proteínas de origen animal, si bien muchas tortugas terrestres las consumen con avidez, en general no son necesarias. De hecho, un exceso de proteína animal puede resultar muy perjudicial, especialmente para el riñón. Se pueden dar muy ocasionalmente (una vez al mes por ejemplo) pequeñas cantidades de proteína animal: lombrices, caracoles, pedacitos de carne o pienso para perros, huevo duro, requesón, etc.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies