Canarios en el hogar

0

Los canarios se encuentran entre las aves más extendidas como mascotas, y su popularidad hace que los comerciantes deban tener unas básicas nociones para su mantenimiento que a su vez puedan transmitir a los clientes.

canario

Pedro Eguizábal Fernández Velilla
Criador nacional 304-I
www.aviariopedroeguizabal.com

A la hora de vender un canario se debe informar al futuro propietario de una serie de cosas que debe considerar para garantizar una tenencia responsable. En primer lugar y más importante, el comprador debe ser consciente de que lo que va a comprar no es un juguete o un adorno que puede recoger en un cajón y abandonarlo hasta que le vuelva a apetecer su uso, sino que son seres vivos. Los canarios son animales que le van a exigir un grado importante de responsabilidad y a los que deberá dedicar tiempo, un espacio adecuado para colocar su jaula y algo de gasto económico (no mucho).

Un canario adecuadamente cuidado puede llegar a vivir entre 8 y 12 años. Este aspecto debe hacer pensar al comprador si de verdad desea adquirirlo, ya que puede llegar a tenerlo con él al menos ese tiempo, con las “obligaciones” que ello ocasiona.

Un canario mancha, ya que además de la suciedad que éste deposita en el fondo de la jaula, también salpica semillas e incluso alguna plumita en los alrededores de la jaula y eso puede ocasionar molestias a quien lo cuida o al resto de integrantes de una unidad familiar.

Los machos cantan muy bonito, fuerte, alto y prolongado, por lo que puede resultar molesto para algunas personas. Por último, indicar que las plumas de las aves en general (y las de los canarios no son una excepción), desprenden un polvillo que no se aprecia visualmente, pero al que algunas personas pueden tener alergia.

Una vez analizados estos aspectos, si el cliente tiene claro que será capaz de cumplir con todos los puntos analizados, deberá elegir el tipo de canario (de canto, de postura o de color), su color y sexo.

Conoce estos consejos básicos para el mantenimiento de canarios en el hogar Clic para tuitear

Cuidados básicos

A la hora de adquirir un canario, el futuro propietario debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Es imprescindible ubicar la jaula en un mismo lugar siempre, ya sea en el interior o en el exterior. Lo que no es conveniente es sacarlo a la ventana y meterlo cuando al propietario le parezca que puede ser bueno porque sale el sol o hace buen tiempo. Hay que elegir o dentro o fuera pero sin moverlo de sitio. Los canarios toleran bien el frío por lo que la opción de tenerlo en la calle no es un problema siempre y cuando lo adaptemos progresivamente a la temperatura.
  • No debe exponerse a corrientes de aire directo o someterlo a cambios bruscos de temperatura. El sitio donde se ubique la jaula estará bien iluminado con luz natural, pero cuando haga demasiado calor se deben evitar los rayos de sol directos. La cocina y el baño no son buenas ubicaciones por los humos y vapores que se concentran habitualmente en esos sitios. El lugar donde se coloque la jaula deberá ser siempre cómodo y accesible al propietario.
  • En cuanto a la higiene, en el fondo de la jaula (la bandeja) se debe colocar un papel secante, de periódico, viruta de madera o arena de gato que cambiaremos 1 o 2 veces a la semana para evitar olores y que se acumulen excrementos y restos de comida. Es conveniente, aunque no imprescindible, cambiar el agua del bebedero a diario para que el canario tenga agua fresca y nueva todos los días. Se debe colocar una bañera en la jaula al menos dos veces por semana para que el canario pueda bañarse y así mantener un plumaje perfecto, completo y brillante. No se debe dejar que las uñas y pico crezcan demasiado para evitar enganchones en los barrotes o puerta de la jaula, hecho que podría terminar en un serio accidente que incluso puede provocar la muerte del animal.
  • No se debe soltar al canario por la casa bajo ningún concepto, ya que los cristales de las ventanas, espejos, chimeneas, adornos, plantas tóxicas (como el perejil), ventanas abiertas por descuido o la trasera de armarios constituyen un serio peligro para él (golpes, accidentes, fugas, etc.).
  • Antes de darle verduritas, es conveniente lavarlas bien con agua por si llevaran pesticidas, al menos cuando éstas se compren en la frutería, y después secarlas bien antes de dárselas.
  • En una misma jaula podremos meter una pareja de canarios que incluso podrán reproducirse fácilmente, pero nunca dos machos, ya que las continuas peleas estarán aseguradas; en algunos casos pueden llegar a provocar la muerte de uno de los dos.
  • Por último, una vez al mes es conveniente lavar la jaula y desinfectarla.

La jaula y sus accesorios

jaula-canarioLos canarios son poco exigentes en este aspecto, ya que pueden estar alojados en jaulas de unas dimensiones mínimas de unos 40x20x30 cm. También pueden estar en jaulas mayores o incluso en grandes voladeras del tamaño de una habitación. Asimismo, la jaula llevará incorporados dos comederos, un bebedero, dos reposaderos o palos colocados estratégicamente en la jaula, lo más alejados posible entre sí para obligar al canario a saltar de un lado a otro ejercitando sus músculos, pero no lo suficientemente cerca de los barrotes (paredes de la jaula) como para que el canario al girar se roce con la cola en ellos y se la estropee. Además, evitaremos que debajo de los palos haya un comedero o bebedero para impedir que caigan sobre la comida o el agua de bebida los excrementos del animal cuando éste se pose en el palo. También es preciso disponer de una bañera y una pastera. Es imprescindible que la jaula lleve una rejilla por encima de la bandeja (base de la jaula) donde depositará las heces y los restos de comida y cáscaras para evitar el contacto directo de estos residuos con el pájaro y que éste enferme.

En principio, la jaula no necesita más accesorios ya que cualquier otro utensilio no servirá más que para restar espacio a la jaula, estorbar o provocar accidentes (columpios, escaleras, espejos…).

La alimentación de los canarios

La alimentación de un canario está compuesta por:

  • Una buena mezcla de semillas (mixtura) compuesta por alpiste, cañamón, negrillo, nabina, con opción a añadir perilla blanca, pipa pequeña, linaza y avena. Es importante ver la fecha de caducidad de los envases para evitar que estén caducados y rancios. Además, la mezcla debe estar bien limpia, sin restos de polvo y ser lo más fresca posible.
  • Pasta de cría o bizcocho húmeda o seca humedecida con cuscús y semillas germinadas.
  • Diversas frutas y verduras como manzana, pepino, brócoli, naranja, lechuga e incluso alguna hierba silvestre como cardo, alsine o brotes frescos de árboles frutales.
  • También se aconseja poner en la jaula un hueso de sepia o grit mineral en un comedero de forma continua.
Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies