¿Peluquería felina? Por supuesto

1

Muchos propietarios tienen la creencia de que su gato no necesita arreglos del pelo, pero hay que desechar esta idea errónea.

gato peluquería

Lidia Guerrero Martín – Dogo Petscare

Con la colaboración de Montse Lamas. Felins

La idea que tiene la inmensa mayoría de la población es que un gato no necesita ningún tipo de acicalado o baño por parte de un peluquero, debido a que un gato se limpia él solito con su lengua adaptada para ello, y solo es necesario para aquellos ejemplares con manto largo que con el tiempo tiende a anudarse, cuya única solución es dormir al animal y rasurarlo por completo.

La realidad no es esta. En el mundo se pueden encontrar más de 80 razas de gatos pero, dependiendo del color de su pelaje, la textura cambia, haciendo que en total haya una diversificación de más de 300 tipos de gatos agrupados en tres tipos de pelaje: largo, semilargo y corto. Evidentemente, un ejemplar de pelo corto necesitará menos cuidados que uno de largo, pero igualmente necesita un arreglo periódicamente por parte de un peluquero con experiencia en peluquería felina. Por esto la peluquería felina es indispensable, es una realidad.

Lenta concienciación

No es habitual encontrar profesionales experimentados en estos casos pero existen. Al igual que en el mundo canino, existe la peluquería felina para exposición de belleza y está a la orden del día; pero para gatos de particulares la peluquería felina casi no se encuentra, aunque va aumentando a medida que la población va concienciándose (en este caso muy lentamente, por desgracia). Lo lamentable es cuando un propietario de un persa, por ejemplo, busca de manera desesperada a algún peluquero canino (felino es casi imposible en muchas zonas) para que le haga un rasurado general, debido a que el pobre animal ya no se puede ni mover por los nudos que presenta por todo su cuerpo. Si un gato presenta este aspecto lo más probable es que el criador que le proporcionó esta mascota al propietario no le asesoró suficientemente bien: un gato de pelo largo necesita cuidados casi a diario para mante­ner su pelaje en óptimas condiciones. ¡Lamentablemente, hoy en día casi no se tiene tiempo ni para comer!

Esto es como el pez que se muerde la cola: si el propietario no arregla el manto de su gato, si no encuentra una peluquería felina y por supuesto, nadie le explica que su gato debería ir cada mes a la peluquería; el gato no está habituado a salir de casa y menos que lo manipule un extraño. Así, cada vez empeora más el estado de su pe­laje y, por comodidad, el gato solo va a un “centro” (lo que encuentra el propietario: veterinario o centro de estética canina), duermen al animal (siempre bajo la super­visión de un veterinario), le rasuran todo el pelaje de su cuerpo y hasta el próximo año.

Peculiaridades de la peluquería felina

Como se ha mencionado anteriormen­te, cualquier tipo de manto requiere un arreglo, con mayor o menor periodicidad. Por este motivo, es muy importante acos­tumbrar al gato a salir de casa y a que lo manipule un extraño desde bien jovencito, evitándose la sedación del animal. Al con­trario de los perros, lo más habitual es que el felino presente una actitud más positiva con la presencia de su propietario delante y, poco a poco, el gato encontrará normal ir a un centro para que lo acicale una per­sona desconocida.

En el centro, el peluquero realizará la ex­tracción de todo el pelo muerto para que cuando su propietario lo coja en brazos o lo mantenga encima de su “falda” no que­de ni un pelo. Por otro lado, si es necesario le realizará algún tipo de arreglo, como por ejemplo la “depilación” (arranque de pelo), la cual favorece el crecimiento de algunas zonas de su cuerpo, conocido en el mun­do canino como stripping, pero en menor grado de superficie de extracción de pelo.

A la hora del baño se le retirará la capa de grasa, que suele generar la piel en to­dos los animales (incluidos nosotros) y que se va acumulando en el pelaje, utilizando una buena cosmética. Finalmente, tenien­do mucha psicología felina, se realizará el secado, paso muy delicado por lo asustadi­zos que son los gatos, pero que se puede minimizar utilizando un secador especial más silencioso que los habituales.

¿Qué cosmética se debe utilizar?

Al igual que la falta de profesionales de estética en el sector felino, en el merca­do no se encuentra un gran abanico de cosmética especializada para los gatos (habitualmente se suele encontrar 15 re­ferencias para canes frente a una para los felinos). Todo tiene solución y lo más im­portante es saber lo que le hace falta al manto y piel de un gato. Lo que se tiene que mirar, en primer lugar, es que el pH del cosmético sea neutro, es decir, pH 7. En segundo lugar, se tiene que verificar que el ejemplar que se va a bañar no pre­senta ninguna anomalía o hipersensibili­dad en su piel. Por último, teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, y dependiendo de cuáles sean los resulta­dos que se busca en la cosmética (poten­ciar el color o hidratarlo, por ejemplo), se podrá elegir una referencia u otra.

La peluquería felina es igual de impor­tante que la canina; con paciencia y buen trabajo, algún día no solo será para llevar a un gato a exposición, sino también para mantener el pelaje de un gato doméstico en condiciones higiénicas y saludables.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Cómo afrontar con éxito la peluquería para gatos - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies