Educación para prevenir la obesidad canina

2

¿Qué podemos hacer para prevenir la obesidad canina? No solo es responsabilidad de los veterinarios, sino también de los comerciantes en tiendas de animales, orientar a los propietarios para que adquieran los piensos que sean más beneficiosos para la salud del animal a corto y largo plazo, así como recomendar la visita al veterinario en caso de un sobrepeso marcado para llevar un seguimiento adecuado de la dieta del animal.

Teresa Pereira-Espinel Plata y Felipe de Frutos Pachón
Clínica Veterinaria El Parque

El problema de la obesidad amenaza cada vez más a un mayor número de perros. Aun así, lo más alarmante no son las cifras, sino la mentalidad de los propietarios. Por experiencia sabréis que es raro encontrarse a un propietario que opine que su perro está gordo, y muchos tampoco reconocen que esto puede suponer un problema para el animal.

perro obesoPara muchos propietarios el apetito excesivo es síntoma de salud y cuando el animalito está tan obeso que apenas se mueve del sofá es porque vive como un “marajá” y “ya quisieran muchos pegarse la vidorra que se pega mi perro”. Nada más lejos de la realidad: un perro no deja de ser un animal y, para él, vivir como un “marajá” significa poder correr y jugar como cánido que es, no pasarse las horas tumbado porque su condición corporal no le permite más esfuerzo físico que levantarse sólo para hacer sus necesidades y comer.

Hay que hacer comprender a los dueños que cuando dan habitualmente golosinas a su perro le están haciendo desgraciado a largo plazo pero, ¿cómo enfocar esto en nuestro negocio?

El sobrepeso en los perros suele gestarse desde edades tempranas y es raro que un perro que ha sido delgado toda su vida comience a engordar en la vejez. Por ello debemos educar al propietario desde el primer momento en que entra a comprar pienso asesorándole sobre el más adecuado para la edad, raza o constitución de su perro, y explicando las ventajas que suponen los piensos de gama alta al adecuarse mucho mejor al tipo de animal (castrado o no, raza grande o pequeña, nivel de actividad, etc.).

No debemos olvidar indicar la cantidad que debe consumir; por muy bueno que sea un pienso, si lo come a voluntad terminará engordando. Y hay que tener precaución en el caso de que tengan varios perros, ya que puede ocurrir que uno de ellos coma en exceso por competitividad. Una buena educación del propietario desde el principio determinará que la alimentación del animal sea la correcta el resto de su vida.

Las consecuencias de la obesidad en el perro

La situación más complicada se plantea cuando el animal lleva años con exceso de peso. Aquí es importante recalcarle al propietario que la obesidad es una enfermedad como otra cualquiera y que no se debe cruzar de brazos, sino tratarla al igual que se trata una cojera o un fallo renal.

  • El aumento de peso provoca un exceso de esfuerzo por parte del sistema circulatorio y del corazón y como consecuencia desencadena cardiopatías e insuficiencias respiratorias.
  • El exceso de lípidos y carbohidratos en la dieta daña el páncreas y crea resistencias a la insulina provocando diabetes tipo II.
  • Un incremento de la masa corporal sobrecarga las articulaciones, que no están diseñadas para soportar tanto peso, desencadenando procesos articulares como la artritis o agravando los ya existentes.
  • Los animales con sobrepeso son mucho más difíciles de explorar. La grasa hace más difícil la palpación de los órganos o la auscultación del corazón y pulmones, lo que complica la detección precoz de enfermedades.
  • Por último, el riesgo anestésico es mucho mayor en pacientes con sobrepeso y dificulta la realización de cualquier cirugía.

Asesorar de forma responsable

Una vez que con todos estos argumentos hemos convencido al dueño de la importancia de seguir una dieta debemos informarle de cómo actúan los piensos light o saciantes ayudando al animal a reducir peso sin privarle de los nutrientes esenciales, lo cual no lo conseguiríamos con una dieta casera.

Unos buenos conocimientos sobre el producto que estamos vendiendo dan mayor confianza al propietario a la hora de decidirse a seguir una dieta; también es importante recalcar que no sólo debe cambiar la alimentación de su perro, sino también sus hábitos sedentarios para reducir peso incrementando el ejercicio progresivamente.

Factores predisponentes de la obesidad canina

Aunque la obesidad se produce en líneas generales porque se ingiere más alimento del que el organismo necesita, es cierto que existen una serie de factores que hacen que determinados individuos tengan más probabilidades de padecerla. Los factores de riesgo en perros son:

  1. La raza. Es un factor de riesgo pero los autores no parecen ponerse de acuerdo a la hora de determinar qué razas están más predispuestas. No obstante, podemos destacar el Teckel y el Scottish Terrier dentro de las razas pequeñas; el Beagle, el Cocker Spaniel y el Basset Hound entre las medianas; el Labrador Retriever, el Collie, el Golden Retriever y el Rottweiler entre las grandes; y dentro del grupo de las gigantes, el Terranova y el San Bernardo (según Edney & Smith, 1986).
  2. Factores genéticos. Aún no se comprende bien como la genética puede conducir a la obesidad y no es fácil distinguir entre factores ambientales y predisposición genética.
  3. La edad. La frecuencia de la obesidad aumenta con la edad del perro y del propietario.
  4. El sexo. Las hembras tienen mayor predisposición a la obesidad que los machos.
  5. La esterilización. El riesgo de desarrollar obesidad es doble en perras esterilizadas respecto a las no esterilizadas y parece ser que esto afecta a los machos de la misma manera, sobre todo debido a que tras la castración se disminuye de manera espontánea la actividad física.
  6. Los tratamientos contraceptivos. La administración de hormonas para suprimir los celos ocasiona un aumento de peso significativo.
  7. Enfermedades endocrinas. La obesidad se puede asociar a determinadas enfermedades como la diabetes y el hipotiroidismo y viceversa.
  8. Administración de medicamentos. Algunos tratamientos con medicamentos pueden producir de forma secundaria un sobrepeso. Los corticoides y los antiepilépticos son un ejemplo.
Share.

2 comentarios

  1. Pingback: Las decisiones del propietario influyen en la salud de sus perros - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

  2. Pingback: Alimentos light para mascotas - especiesPRO | publicación para comercios de animales de compañía

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies