¿Comprendemos a nuestros perros y gatos? Es la clave de la relación

0

Un estudio llevado a cabo por la Fundación Affinity concluye que tendemos a pensar que nuestro animal es más feliz de lo que realmente es. Los problemas de comportamiento del perro o gato están entre los cinco primeros motivos de abandono. Entender sus sentimientos y necesidades reales es clave para una convivencia feliz.

No hay que perder de vista sus intereses. Son grandes exploradores.

Uno de los mayores retos a la hora de incorporar un animal de compañía a nuestra vida es crear un vínculo fuerte entre el animal y los miembros de la familia. Establecer una buena comunicación basada en entender los sentimientos y las necesidades reales del perro o gato es clave para que esta relación sea satisfactoria y dure para siempre. La Fundación Affinity, que lanzó en junio el último Estudio “Él Nunca Lo Haría” 2021, recuerda que de las relaciones que fracasan, cerca del 3% acaba con el animal abandonado.

Uno de los motivos que se alegan para dejar al perro o gato en las protectoras son los problemas de comportamiento, algo que se puede mejorar en la mayoría de casos siguiendo unas pautas de educación.

Según otro reciente estudio de Fundación Affinity, realizado con más de 1.000 familias, las personas que conviven con un animal de compañía a menudo creen que su animal es más feliz de lo que realmente es.
“Esto ocurre porque humanizamos sus necesidades, es decir, que en el fondo no tenemos una perspectiva centrada en el animal, sino que tendemos a valorar su bienestar en función de nuestra propia percepción.

Por ejemplo, un perro disfruta más de un largo paseo olisqueando todo lo que encuentre a su paso que de muestras de cariño más “humanas” como son los abrazos, algo que, en ocasiones, les puede hacer sentirse incómodos. En los gatos ocurre igual, lo que para ellos es una auténtica muestra de cariño es que juguemos con ellos o tener a su disposición una torre donde trepar”, explica Isabel Buil, directora de Fundación Affinity.

¿Cómo tener la mejor relación posible?

Es clave comprender qué siente nuestro perro o gato y qué nos quiere decir. Y también saber qué esperamos de él. “Hay que tener claro que convivir con un animal puede ser una experiencia extraordinaria, pero no es perfecta. Por eso, al dar el paso hacia esta gran aventura es esencial aceptar que conviviremos con un animal que es un ser en sí mismo, con sus propios deseos, preferencias, comportamiento y naturaleza. Ellos no están aquí para representar un papel de ‘compañero’ perfecto. Tener unas expectativas realistas va a ayudarnos mucho”, afirma Isabel Buil.

Para ayudar a los petparents a tener la mejor relación posible, la Fundación Affinity ha lanzado Inseparables: una campaña de divulgación acerca de cómo podemos mejorar el vínculo con nuestro perro o gato.

Las 10 claves para tener un vínculo fuerte con nuestros animales de compañía

1. Déjale ser un perro o un gato

Los perros olfatean, escarban, buscan… y los gatos quieren cazar, estar en las alturas, esconderse… Si no puede hacer eso no puede ser lo que es, ¡un perro o un gato! Su mayor recompensa es verse capaz de hacer aquello que le define como lo que es, que forma parte de su naturaleza. Averigua qué es lo que más le gusta hacer (que sea positivo para él) y ofréceselo.

2. Entender lo que siente es clave en la relación

En cualquier relación la comunicación es un elemento básico. Entender lo que siente tu animal y lo que te quiere transmitir es clave, y para conseguirlo, infórmate en webs especializadas o libros que hablen de la comunicación de perros y gatos. Por ejemplo, no siempre que mueven la cola significa que están contentos, el contexto y el resto de las señales serán clave para entender realmente qué te quieren decir.

3. Jugar le permite conectar con su esencia

El juego es fundamental en vuestra relación. Igual que nos pasa a las personas, la actividad lúdica es fundamental para estimularles: tú disfrutarás, y ellos practicarán sus habilidades de forma divertida. Pero no solo es un entretenimiento, sino que en su caso forma parte de las conductas normales que un animal muestra cada día y es fuente de bienestar: están “programados” para ello y por eso es una necesidad a cubrir.

4. Él te adora y quizás no es por lo que crees

A ti te encanta mostrarle lo mucho que le quieres, explicarle cómo te ha ido el día y eso está bien. Pero debes tener en cuenta aquello que es más importante para ellos: pasar tiempo juntos jugando, paseando o sintiéndose seguro en el entorno que tú le ofrezcas.

5. Tú eres su mundo. Necesitan nuestro apoyo y afecto

Prestarles toda nuestra atención es bueno porque estamos más pendientes de sus señales y disfrutamos más de su presencia. Así que cuando estéis juntos haciendo alguna actividad intenta dejar a un lado las distracciones (móvil fuera) y disfruta del presente, ¡como hacen ellos!

6. Dile lo que esperas de él

Sí, ellos también quieren saber lo que esperamos de ellos. Esto les ayuda a tener un entorno más predecible y evita la frustración que se observa en muchos problemas de comportamiento. Sé consistente: reacciona de la misma manera ante las mismas conductas y así aprenderán qué esperamos de ellos. Si hace algo bien, no olvides premiarlo. Una palabra de aprobación y una caricia pueden ser suficientes.

7. Ofrécele un entorno estimulante

Ni tú ves cada día la misma película ni ellos quieren oler cada día la misma calle, el mismo parque… El mundo es muy rico y a ellos les gusta descubrir cosas nuevas, la curiosidad es básica en ellos. En gatos, lugares donde puedan trepar y refugiarse.

8. Haz que se sienta seguro

Tú eres su superhéroe. Te necesita para sentirse seguro y tanto el espacio (en gatos) como el apoyo de la familia son clave para ellos. Para tu perro, tú eres su principal fuente de seguridad, tanto si están pasando cosas buenas como malas. Si tú estás, él está mejor. Para tu gato, lo que le hace sentir seguro es su territorio. Su casa es su lugar seguro.

9. Evita que sufra

Evita cualquier cosa que le asuste, le ponga nervioso o le haga estar intranquilo. Hay cosas inevitables, como los ruidos fuertes en el exterior o la visita al veterinario, que les pone nerviosos, pero seguro que puedes encontrar la manera de hacerlo más llevadero.

10. Las relaciones no son perfectas, y esta tampoco

¿Tienes expectativas realistas? Quizás la idea de compartir tu vida con un perro o un gato te vino de pequeño viendo películas. O tienes unos vecinos de esos “perfectos” que te han inspirado. Pues bien, nada es perfecto y las relaciones con nuestros animales tampoco. Y no por eso son menos maravillosas. Saber lo que puedes esperar te ayudará a disfrutar más de vuestra historia.

Más información en la web Inseparables, Youtube e Instagram.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies