El calcio y la alimentación de las aves de compañía

0

El calcio es un mineral fundamental en las aves, ya que es el principal componente de los huesos y la cáscara del huevo, además de desempeñar un papel fundamental en su organismo.

En los huesos y el caparazón de los huevos el calcio desempeña un papel estructural fundamental, es decir, es responsable de sus características físicas, como la dureza. El control del metabolismo del calcio en aves es muy eficaz, y responde rápidamente a los requerimientos de este mineral, tanto para la producción de huevos como para el crecimiento rápido de los pollos. Esto es necesario por ejemplo en momentos como la puesta: una décima parte del calcio del organismo va a parar a los huevos. Para evitar que las funciones corporales que necesitan de la presencia del calcio se paren y se produzcan problemas, los niveles sanguíneos del mineral han de reponerse rápidamente, y lo hacen a partir de reservas que se encuentran en los huesos y de un aumento de la absorción a partir de los alimentos en el intestino.

Otras funciones del calcio

El calcio tiene también un papel clave en muchas reacciones químicas del metabolismo. Funciones tan importantes como la contracción muscular (no olvidemos que el corazón es un músculo, y una alteración de los niveles de calcio puede conducir a un paro cardiaco), la coagulación de la sangre, la actividad nerviosa, la producción de diversas hormonas y la actividad de muchas enzimas (proteínas que participan en muchas reacciones químicas del organismo).

Otra actividad fundamental en la que participa este mineral es en la regulación de la circulación de líquidos de dentro hacia afuera de las células y al revés, lo que se llama “permeabilidad celular”. Una alteración importante en este parámetro puede ocasionar fallos multiorgánicos de consecuencias fatales.

Regulación del calcio en la sangre

El calcio se encuentra en la sangre y otros líquidos corporales de tres formas: ionizada o calcio libre, calcio asociado a proteínas y sales de calcio. La única que tiene actividad en el metabolismo es la primera, la ionizada, que es fundamental en el mantenimiento del hueso, la conducción de los impulsos nerviosos, la contracción de los músculos, la coagulación de la sangre y el control de la producción de diversas hormonas, entre las que están la vitamina D y la PTH.

La vitamina D es la hormona que abre o cierra la puerta a la entrada del calcio en el organismo a través del intestino. Para que se produzca esta vitamina es necesario que las aves sean expuestas a la luz solar. Si no, tienen que recibirla mediante un suplemento dietético.

La hormona paratiroidea o PTH hace que la cantidad de calcio en la sangre suba. Este efecto tiene lugar cuando el animal está creciendo (y necesita que haya mucho calcio disponible para la formación de nuevo hueso) o cuando se está preparando una puesta. Actúa liberando calcio de las reservas óseas y disminuyendo las pérdidas a través de la orina. Las prostaglandinas y los estrógenos son otras hormonas que también tienen el mismo efecto que la PTH, pero de forma secundaria. La hormona antagonista de la PTH es la calcitonina, y su acción fundamental es fijar calcio en las reservas de los huesos cuando su absorción a partir de la dieta supera las necesidades del organismo.

La importancia del calcio y la alimentación en las aves de compañía Clic para tuitear

Alimentación en aves de compañía

Es muy común que a las aves de compañía se les ofrezcan dietas muy desequilibradas que, entre otros problemas, sean deficitarias en calcio. En las psitácidas es demasiado habitual que se les proporcionen dietas compuestas exclusivamente de semillas y esto genera déficits bastante serios. Un caso extremo de mala alimentación es el de los loros que comen pipas o cacahuetes como dieta exclusiva. Ambos tipos de semillas poseen grasa en exceso y carencias vitamínicas y minerales, lo que predispone a padecer varias patologías. En algunos artículos se indica que una dieta casera para una psitácida debería tener como máximo un 45 % de semillas y cereales, entre un 40 y un 45 % de verduras, hasta un 7 % de frutas de temporada y un suplemento proteico del 5-7 % a base de legumbres, huevo cocido, pienso de perro, etc. Cuanta más variada sea la dieta corremos menos riesgos de causar desequilibrios nutricionales.

En el mercado existen varias marcas de piensos formulados para psitácidas que cumplen todas sus necesidades nutritivas y éstos se están convirtiendo en la mejor alternativa a las mezclas de semillas que se han comercializado tradicionalmente.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies