Cuando los peces llegan a la tienda

0
Después de su viaje hasta los establecimientos, es necesario seguir unos pasos para aclimatar a los nuevos inquilinos del acuario. Aquí los detallamos.

Durante el transporte, el agua de las bolsas de los peces y los invertebrados sufren dos procesos de vital importancia:

+ El cambio de temperatura
Esto supone una subida de la temperatura en verano, o una bajada el resto del año.

+ El descenso del valor del pH
Esto trae consigo una acidificación del agua, debida a la respiración de los peces por liberación de anhídrido carbónico en el agua.

Ambos procesos se producen lentamente, los peces se van acostumbrando a estas variaciones paulatinamente y no parecen mostrar signos de malestar. Pero ello no quiere decir que los peces no estén sometidos a un fuerte estrés debido a estas condiciones desfavorables. Este estrés se ve agravado por el alto contenido en amoniaco (tóxico) del agua, producido por los peces durante el transporte, y por el habitual nerviosismo que padecen los peces en estas circunstancias de manipulación.

Debemos poner manos a la obra y aclimatar lo antes posible a los ejemplares en cuanto llegan a la tienda con un procedimiento metódico que se repetirá a cada entrada de peces.

Es importante actuar con calma y concentración, apagar las luces de los acuarios si es posible y dedicar el suficiente tiempo al proceso de adaptación, que será más o menos el siguiente:

1º Adaptación de la temperatura

Una vez abiertas las cajas se colocan una por una las bolsas cerradas en los acuarios destinados a cada especie. El contacto directo con el agua del acuario hará que en 15 minutos (menos en verano) la temperatura de la bolsa sea idéntica a la del acuario.

Durante este proceso de adaptación a la temperatura del acuario se aprovecha para distribuir bien las especies, así como para observar su estado general. También para realizar las comprobaciones de rutina. Transcurrido este tiempo (no más de 20 minutos, a ser posible) comienza la segunda fase de adaptación de los peces.

2º Adaptación del pH y conductividad

Comenzaremos abriendo las bolsas con unas tijeras cortando lo más arriba posible (justo por debajo del cierre de las mismas). Con una taza o jarra se vierte en su interior una cantidad de agua del acuario equivalente (al menos) a la que hay dentro de la bolsa. A continuación hay que sujetar la bolsa abierta dentro del acuario de modo que no se cierre ni se vacíe ni navegue a la deriva. Para ello suele bastar con un par de pinzas de las de tender la ropa bien sujetas al cristal frontal. Dejamos la bolsa bien sujeta y pasamos a la siguiente para realizar la misma operación.
Puede ocurrir que las bolsas al llegar contengan demasiada agua y no sea fácil agregar la del acuario. En este caso procederemos a vaciar en un cubo la mitad de la que contiene (sin sacar los peces) para así poder sustituirla por una cantidad equivalente de agua del acuario.

Una vez realizada la misma operación con todas las bolsas podremos tener ya la seguridad de que el pH del acuario, así como otros parámetros importantes (dureza, salinidad, etc.), se parece ahora mucho más al de las bolsas y que los peces se van habituando lentamente a las nuevas condiciones del agua.

Este proceso de adaptación a la calidad del agua debe durar al menos 15 o 20 minutos para cada bolsa o barreño. Puede ser necesaria una repetición con aquellas que contengan peces especialmente sensibles a los cambios de pH, como son barbos, rasboras, cardenales, borrachitos, neones y todos los peces marinos. En este caso será necesario vaciar la mitad del agua de la bolsa para poder sustituirla nuevamente por agua del acuario.

Este proceso de adaptación a la calidad del agua debe durar al menos 15 o 20 minutos para cada bolsa o barreño.

3º La suelta de los peces

Provistos de un salabre grande y un cubo o similar vaciaremos suavemente cada bolsa sobre el salabre de modo que el agua caiga en el cubo y procurando que todos los peces queden en la red. A continuación los soltaremos en el acuario.

El agua de la bolsa, a menudo turbia y maloliente, no se debe echar en el acuario pues puede ser portadora de gérmenes patógenos, restos de medicamentos o sustancias de desecho de los peces.

Algunos consejos

Muchos profesionales en lugar de las bolsas utilizan cuencos o barreños de plástico para hacer la aclimatación y evitar el riesgo de asfixia en peces como barbos, sewellias, danios, peces de agua fría o peces grandes.

Es recomendable que toda la operación sea realizada con las luces de los acuarios apagadas. Esto disminuirá el nerviosismo de los peces.

En acuarios profesionales es mejor no poner los peces nuevos en el mismo acuario que otros “veteranos”. Estos verían a aquellos como intrusos y podrían atacarlos aprovechándose de su momentánea indefensión.
Si tenemos poco espacio es preferible juntar los peces que ya teníamos y poner los nuevos en acuarios vacíos. Se pueden poner dos o más bolsas en cada acuario si es necesario, y si los peces son compatibles.

Durante la operación es conveniente echar una ojeada de vez en cuando a las bolsas que ya están abiertas. Si observamos que alguna se ha cerrado la abriremos enseguida y echaremos un poco de agua pues los peces podrían morir asfixiados.

Lo que debe evitarse

No debemos sobrevalorar la fortaleza de los peces retrasando su suelta más de lo debido. Una parte importante de las bajas y lesionados que en días posteriores puedan haber puede tener su origen en este retraso.

No se alimentará a los peces ni en las bolsas ni durante el primer día. A lo sumo, los peces más pequeños pueden ser ligeramente alimentados a partir de las 6 horas desde su suelta.

No se debe tirar o agitar las bolsas o las cajas que contienen a los peces.

Está absolutamente contraindicado soltar los peces directamente de las bolsas a los acuarios. Es preciso adaptarlos lentamente a la temperatura y al pH del acuario correspondiente, siguiendo el método expuesto anteriormente u otro similar.

 

Escrito por: José María Blanco Rubio – Biólogo

Publicado en EspeciesPro Nº 218 septiembre 2018

 

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies