Leishmaniasis, uno de los principales riesgos de nuestro perro en verano

0

Esta enfermedad, provocada por la picadura de mosquitos infectados, tiene un riesgo de contagio entre los perros que no han sido protegidos contra ella de entre el 3 y el 18%, según la zona de España. En la actualidad, no existe una cura para esta afección, por lo que los expertos insisten en la importancia de la prevención y en la detección temprana.

La leishmaniasis es una enfermedad provocada por el parásito Leishmania infantum y que transmiten los mosquitos flebótomos infectados a través de sus picaduras. Esta dolencia, que afecta principalmente a los perros, es endémica en las zonas con climas más cálidos de España y puede tener graves consecuencias para ellos. Pueden ocasionar incluso la muerte.

Ante las altas temperaturas registradas en las últimas semanas, Clinicanimal, red de centros veterinarios del grupo de empresas que incluye marcas como Tiendanimal, quiere concienciar sobre la necesidad de conocer cómo prevenir la enfermedad y los signos que deben hacer saltar las alarmas, con el objetivo de minimizar las consecuencias en un perro infectado.

El riesgo aumenta con el calor

Los mosquitos flebótomos proliferan con la llegada del calor, entre mayo y septiembre, aunque existen zonas en España más cálidas y con mayor grado de humedad en las que se encuentran durante todo el año, como Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Baleares, Madrid o Extremadura.

Tal y como señala veterinaria de Clinicanimal, Nuria Gómez Constanzo, el riesgo de contagio entre los perros que no han sido protegidos contra la leishmaniasis se sitúa entre en 3 y el 18%, según la zona geográfica en la que nos encontremos, ya que en las rurales o periurbanas la incidencia es mayor. “En la actualidad, no existe una cura para esta enfermedad, que causa la muerte de gran parte de los perros infectados que no reciben tratamiento a tiempo, por lo que debemos poner el foco en la prevención y en la detección temprana”, explica Gómez.

Consejos para prevenir la picadura

Entre los principales consejos a seguir para prevenir la picadura de este mosquito se encuentran:

  • el uso de antiparasitarios externos, como pipetas o collares
  • la instalación de mosquiteras en nuestros hogares
  • facilitar que el perro duerma dentro de casa en los meses de mayor riesgo

“Sin duda, seguir todas estas pautas puede marcar la diferencia y ayudarnos a garantizar el bienestar y salud de los peludos”, indica Gómez, al tiempo que recuerda que no existe una cura para esta dolencia, sino que únicamente se pueden tratar los síntomas para aligerarlos, “lo que no evita en todos los casos que haya recaídas en el futuro”.

Es por este motivo por el que los expertos veterinarios recomiendan realizar una exploración al finalizar la temporada estival, con el objetivo comprobar si el perro se ha infectado y poder administrar los fármacos oportunos “a la mayor brevedad”. Los tratamientos “serán más eficaces si dan comienzo en las primeras fases de la enfermedad”.

Signos que deben alertar al cliente

Para el diagnóstico precoz es también “esencial” conocer cuáles son los primeros síntomas que produce esta afección y que deben ponernos sobre aviso para consultar a nuestros veterinarios de confianza. Así, los perros que hayan contraído leishmaniasis tenderán a:

  • perder pelo, especialmente en la zona de los ojos y las mucosas
  • perder peso rápidamente, pese a que pueden conservar el apetito
  • tener hemorragias nasales y lesiones oculares
  • pueden aparecer heridas en la piel, de forma mayoritaria en las patas y en la cabeza
  • cuando la enfermedad ya se ha cronificado, sufrir insuficiencia renal y hepática.

En otras ocasiones la enfermedad puede manifestarse con signos clínicos dispares como cojeras, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos y/o excesivo crecimiento de las uñas.

“Debemos ser conscientes de la importancia que tiene prestar atención tanto al estado físico de nuestros perros como a los posibles cambios de comportamiento, ya que ambos pueden darnos pistas importantes sobre la existencia de un problema de salud que, en la mayoría de los casos, puede resolverse o tratarse con éxito si se encuentra en la fase inicial, como ocurre precisamente con la leishmaniasis”, concluye Gómez.

Share.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies